Matalir-Araracanga - la ciudad que truena.



Aquel es el nombre con el que muchos identifican al Retiro Interior de la Sierra del Roncador. Debe su denominación al extraño ruido, a veces como de “truenos” y otras ocasiones como de “máquinas”, que parece surgir del suelo. Es curioso por cuanto los científicos no han podido explicar el fenómeno. Aquella zona no despliega actividades sísmicas.




Matalir-Araracanga sería la ciudad subterránea que genera aquellos “sonidos”, no siempre atribuibles a tecnología. Algunos místicos suponen que en verdad nos hallamos ante los mantrams o cánticos sagrados de los intraterrestres del Mato Grosso. Este fenómeno, cabe mencionar, ha sido escuchado también en otros Retiros Interiores de América y el mundo, incluyendo el propio desierto de Gobi.

Se ha oído muchas veces que las caravanas que atravesaban el desierto asiático, de pronto escuchaban un canto antiguo salir de las entrañas de la tierra. Inmediatamente todo quedaba en silencio, hasta los animales que venían con la caravana se hallaban inmóviles, sobrenaturalmente tranquilos, incluso el viento frecuente de aquellos parajes, también, misteriosamente, se había calmado. Al cabo de unos instantes más, todo volvía a la normalidad. Los lamas afirman que este hecho sucede cuando el Rey del Mundo, el Supremo Maestro de Shambhala, según sus creencias, está orando por la Humanidad.

Muchas fueron las expediciones que intentaron localizar al expedicionario inglés Fawcett en las Sierras del Roncador. Una de las más recientes se llevó a cabo en 1996, con la intención de indagar qué le pudo haber sucedido a la expedición Fawcett en 1925. No obstante, esta iniciativa, organizada por el empresario brasileño James Lynch, no tuvo mucha suerte: los indígenas secuestraron a todo el equipo durante varios días, y sólo fueron liberados tras pagar un respetable rescate.

Pero ello no quiere decir, necesariamente, que una suerte similar corrió la expedición del intuitivo Coronel.

Quizá, Fawcett no murió bajo un inesperado ataque de los indios Xingú de los años 20, o picado de muerte por algún insecto o víbora.

Quizá, el mismísimo Fawcett aun se encuentre en el Retiro Interior que buscaba en el Mato Grosso bajo la leyenda de una ciudad perdida, sin que el tiempo material le afecte, puesto que aquellos seres viven en otra realidad, acorde al pulso temporal del Universo.

Biblioteca de las Pléyades








Gracias por leer, comentar y compartir las notas.




Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario