SOL..





Astro central y fuente de vida de un sistema constituído de planetas.
La influencia del Sol, sobre los diversos niveles de consciencia de la Tierra, se está ampliando.
Al ajustarse a las nuevas coyunturas energéticas, el ser humano puede volverse capaz de reconocer aspectos internos del Sol y de relacionarse conscientemente con ellos.
Así sus cuerpos, encontrarán menos dificultad, para soportar el aumento de la incidencia de los rayos solares sobre la Tierra, lo cual es fundamental, en estos tiempos de purificación.
En el mundo tangible,el Sol es la imagen más perfecta de la Energía Unica.
Es más que un símbolo, pues es su luz visible y en la invisible está la misma vida del Logos.
La realidad subjetiva del Sol, siempre fué conocida por los Iniciados
y presentada al pueblo en forma mítica por todas las religiones.
La esencia inmaterial del Logos se proyecta en 3 niveles : físico anímico y espiritual.
Los tres sostiene todo lo que evoluciona en el Sistema Solar.

Dos ejercicios nos ayudan a sintonizarnos con esa energía :


1- Con la respiración calma, poner la atención en el interior del ser, en el centro cardíaco.
Una vez armonizados, elevar la consciencia por encima de la cabeza y visualizar allí un Sol refulgente, que silenciosamente llena todo el ser con su irradiación benéfica.
Después de algunos momentos, manteniendo la visualización y el estado alcanzado, visualizar otra imagen del Sol, en la palma de cada una de nuestras manos.
A través del triángulo formado por estos tres soles, se irradia luz hacia todo el planeta.

2- Llevar la atención hacia el centro del ser ( se puede recitar el mantra HUAMANAYKHA SHIMINIKA ).
En la inspiración, tranquila, profunda y sin esfuerzo, imaginar la energía irradiada por el Sol interno del planeta, penetrando a través de los pies, y elevándose a través de la columna, hacia la cabeza.
En el intervalo, entre entre inspiración y expiración, esa corriente ascendente se une a la que envía directamente el Regente Solar y que ingresa en nuestra aura a través de lo alto de la cabeza.
En la expiración, esas dos corrientes unidas, descienden hacia el centro cardíaco derecho y el plexo cósmico derecho ( los nuevos Chacras ).
En el intervalo entre expiración e inspiración, la energía se irradia a toda la vida planetaria. Se puede repetir tres veces el ejercicio y a continuación permanecer en silencio, centrándose en el interior del ser.
Al realizar el ejercicio no se debe forzar el cuerpo físico.
La calma y la paz son fundamentales y si sobrevienen síntomas desagradables, se lo debe interrumpir.

Estos dos ejercicios dinamizan en el individuo, el proceso de encuentro del yo consciente con su propio Sol interno, suprahumano, que es tan sólo una proyección de núcleos universales.
El objetivo de la irradiación de la energía es colaborar impersonalmente en la evolución de todo y de todos.

Basado en informaciones del Lexico Esotérico de Trigueirinho.




http://saikumisterios.blogspot.com.ar/






Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario