ELLOS, LOS SERES EXTRATERRESTRES . FABIO ZERPA









Como denominador común, presentan las apariencias de seres antropomórficos:

1. Clase I: seres bajos de hasta 1,20 m de estatura.
2. Clase II: seres medianos de 1,20 a 2,00 m de estatura.
3. Clase III: seres altos de más de 2 m de estatura.

Clasificación según la forma:

según hayan usado o no escafandra; según las características corporales y faciales de los ocupantes. La clasificación por la forma de los ocupantes ha demostrado que en la casi totalidad de los casos (95,8%) la forma era humana. 
Partiendo de esta constatación se ha decidido establecer primero una clasificación en tipos de seres de forma humana y reportar, seguidamente y por separado, los casos de forma no humana. De acuerdo con esto se operó de la siguiente manera: los tipos 1 al 5 no llevan escafandra; los 6 utilizan una semiescafandra (como un casco o máscara de gas); los tipos 7 y 8 utilizan escafandras y el tipo 9 corresponde a caracteres y casos extraordinarios (el rasgo que los define no tiene que ver con la forma, sino con el hecho de que dejan huellas en el suelo).

Tipo NO 1: SERES NORMALES

Seres de talla normal a grande, es decir de una estatura entre 1,65 y 2,00 m; a veces de
altura mayor. Cabellos rubios y cortos; en menos casos, color negro o castaño. Piel
blanca normal, ojos, cejas y boca totalmente normales. Los vestidos se parecen a
uniformes o trajes de una sola pieza color gris plateado u oscuro. Capuchón ajustado a
la cabeza, como de monje. Botas cortas (3/4). Corpulencia normal, tendiendo a frágil
en la mayoría de los casos. El vestido tiene una especie de cinturón como de cuero. Su
actitud es pacífica y su comunicación, telepática, aunque los testigos hayan expresado
que hablan en su misma lengua. Esta consideración deriva de que no se les ha visto
mover los labios. A veces utilizan una especie de bola luminosa que sostienen en una
mano; cuando levantan las manos, el testigo nota que sus fuerzas desaparecen, se siente
invadido por un embotamiento. Este es el único tipo en que han abundado más mujeres
que hombres. En general, todos los casos se han producido en la Argentina, Brasil,
Canadá, los Estados Unidos y Austral


Tipo NO 2: SERES DE PEQUEÑA ESTATURA (COMO NIÑOS)

Talla de 1 m a 1,50 m. Cuerpo normal, anchas espaldas, ojos ligeramente oblicuos.
Color de la piel: verde tendiendo a veces a oscuro. Rostro normal. Vestido: uniforme azul
claro; en la cabeza llevan' a veces una especie de casquete o casco. Frente amplia y,
cuando se le han visto, cabellos negros. Actitud “agresiva”, a veces de rapto. No hay
diálogo. En mayor cantidad fueron vistos en Canadá; luego en EE.UU., Inglaterra,
Dinamarca. Caso típico: Socorro, en Nuevo México; aquí, en la Argentina: Peccinetti-
Villegas.




Tipo NO 3: SERES DE CABELLERA LARGA, ANGELICALES
(LOS CONTACTOS PARAPSICOLÓGICOS)
La talla varía de 1,65 a 2 m. Cabellera rubia, que cae por la espalda, cuerpo robusto.
Ojos oblicuos; mentón normal tendiendo a puntiagudo; piel blanca. Vestimenta color
marrón oscuro y ajustada. Cinturón muy ancho. En la mayoría de los casos iban
descalzos. Poder telepático: el testigo siente una especie de presión mental. Actitud
mesiánica. Los casos: Brasil, Chile, México, Inglaterra, EE.UU.
Los seres de esta tipología son denominados seres angelicales desde que Adamski, un
simple aficionado a la astronomía que residió en el desierto de California, en 1952 tomó
contacto con un ser que 61 pensó era Venusiano; lo llamó así porque este extraño
personaje había marcado en la arena un planeta Nº 3 (Tierra) con un planeta Nº 2
(Venus).
Adamski inicia toda una corriente de opinión que ha vuelto a ubicarse en Europa a
través del mayor Hans Petersen de Dinamarca y Karl Veit en Alemania, que son los
"adamskianos", igual que el mayor húngaro Colman von Kebisky de los EE.UU. Todos ellos
son patriarcas de los contactos de Adamski. Y esto estaría totalmente emparentado con
los contactos parapsicológicos o los contactos telepáticos. En verdad, ya hemos perdido
la cuenta de la cantidad de personas que dicen que se contactan telepáticamente con
seres extraterrestres; pero ojo, la ciencia, hasta el momento, no tiene los mecanismos
suficientes para constatar la veracidad de esos supuestos contactos telepáticos. Sí,
sabemos que la telepatía es posible más allá del tiempo y más allá del espacio. La
telepatía es estudiada por la parapsicología; la comunicación de mente a mente; y es
totalmente posible. Pero si usted me dice que se contacta con un ser extraterrestre, no
sabemos cómo comprobar ese contacto. Es más, existe un interrogante que los
estudiantes de esta "paraciencia" deben tener presente: ¿Por qué los supuestos
“contactados” no presentan fórmulas, algo técnico, que pueda ser "experimentado"
para afirmar la realidad del suceso?
Nosotros investigamos un contacto que, suponemos, puede servir para tomar la
realidad de esta tipología número tres y, en general, la realidad de los contactos
parapsicológicos.



Tipo NO 4: SERES BAJOS (COMO VIEJOS) DE PIEL ARRUGADA

Un metro a un metro cuarenta de estatura; sin cabello o con cabello muy corto. La
cabeza, más grande de lo normal, sin proporción con el cuerpo. Boca como una
hendidura. Atención, que las tipologías 4 y 5 son bastante similares, como si una
constituyera un subtipo de la otra. Hay rasgos similares, por ejemplo en estatura, pero se
diferencian en la forma de la boca y en las actitudes de comportamiento social. Nariz
puntiaguda, piel blanco-amarillenta como si fuera quemada. Pasos largos y piernas
cortas. Cuerpo normal. Los ojos redondos. Vestimenta de color gris con boina o gorra
plana, en algunos casos. Actitud pacífica, pero sin ninguna tentativa de diálogo. Caso
típico: estudio realizado por Aimé Michell en la oleada de 1954. Aquí vamos a encontrar
los OVNI caídos en los Estados Unidos y Venezuela. Desierto de Nuevo México: en 1948
cayó un OVNI; costó mucho abrirlo; fue una comisión de ocho científicos y se hallaron
con 16 cadáveres en su interior. Además del metal, una especie de aluminio en estado
puro, se había quemado una especie de tiradores en la parte superior; dos tiradores en la
parte superior, repetimos, y uno en la parte inferior. Este último se cree que fue el que
provocó la caída. Los 16 seres no murieron carbonizados como han dicho muchos, sino
que estaban enrojecidos, asfixiados, pues la piel es naturalmente como quemada; esto
es lo que llevó a la confusión.
El suceso de Nuevo México sabemos que es real, porque el Hospital Walter Schurr de la
Marina de Guerra de EE.UU. intervino y analizó a los seres.
Además, aseveraciones posteriores del gran investigador Ray Stanford indican que
militares amigos de él intervinieron en el suceso y lo dan como real y auténtico, como lo
afirman los científicos concurrentes en la investigación que realizó la Fuerza Aérea
norteamericana.


Tipo NO 5: SERES BAJOS DE CABEZA GRANDE Y ROBUSTOS

(CABEZONES)
Como ya se ha dicho, es una tipología similar a la anterior, pero cambia en algunos
aspectos. Es decir: son grandes y cabezones. Boca en forma de V invertida, piel blanca.
Actitud agresiva; un foco luminoso que sale del cinturón paraliza a los testigos. Ojos

oblicuos, cabeza calva, a veces llevan casco.


Tipo NO 6: Tipo KAPPAS

Altos, con máscaras para respirar. Altura: de 1,70 a 2,20 m. Rostro al descubierto, con una
máscara de gas que tapa la boca y la nariz. Cejas pobladas, cuerpo robusto, piel verde,
ojos redondos; manos con 4 dedos y los pies a veces cubiertos con la tela de la
vestimenta. La actitud es hostil o indiferente, muchas veces de huida. A veces utilizan
una especie de tubo grueso. Los casos se han producido en Irán, Austria, Australia, EE.UU.
y Brasil.
Estos casos que han aparecido en el siglo XX tienen correlato en la Edad Media,
porque en toda la zona de India, China, Taylandia, Siam, están marcados unos seres
llamados Kappas o seres de los cañaverales, que existían en los siglos IX, X y XI en Oriente.
Y esos Kappas se describían con la forma semejante a la de la tipología en cuestión. Eran
especies de acuanautas, con antiguas escafandras de oceanografía y con unos garfios
en las manos, con 4 dedos puntiagudos. Y se dice que parecían buceadores de la
antigüedad. Pero, al parecer, también llegaron en este siglo. En la provincia de Buenos
Aires reaparecen a través de un caso de dos estudiantes de la Universidad de Buenos
Aires. Nos ubicamos en la ciudad de Mar del Plata, el día 15 de enero de 1974, plena
temporada veraniega...



Tipo NO 7: LOS SERES CON ESCAFANDRA Y VISOR EN LA CARA

Su talla varía de mediana a alta, de 1,70 a 2,20 m. Casco grande con gran visor.
Escafandra opaca, cuerpo normal. Vestimenta de una sola pieza, pequeñas botas.
Actitud de agresión o huida. Tubo o soplete que emite rayos de luz roja.
El testigo siente dolor y pierde el conocimiento, o en otras oportunidades siente como
un puñetazo de aire comprimido, o expulsión de gas o vapor. Lenguaje desconocido.


Tipo NO 8: TIPO ROBOT

Seres con escafandra, de estatura muy grande: 2,50 m. Comportamiento de robot. Piel
color rojo y ojos grandes. Cuerpo fornido, piernas largas, más que lo normal. Carecen de
nariz y orejas. Escafandra metálica, transparente, luminosa o brillante, depende de los
casos. En la espalda, una especie de mochila metálica. Actitud amistosa y tranquila. A
veces, ante una actitud hostil por parte nuestra, se quedan paralizados por una fuerza
desconocida; y no se observan armas.
Caso típico de comportamiento robot: Caso Pretzel. Narrado en comparación con el

caso dique La Florida, 4 de febrero de 1978.


Tipo NO 9: CASOS EXTRAORDINARIOS

Seres extraños que dejan huellas en el suelo. Pueden presentar alguna característica
de los restantes ocho tipos de seres restantes. Caso típico: Sutton Hopkinsville. EE.UU., La

Florida (Argentina).




Si te ha interesado este artículo, compártelo !!!!

Y si tienes algo que comentar, no dudes de hacerlo

http://saikumisterios.blogspot.com.ar/


SAIKU


 
Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las 
publicaciones en tu correo. 
Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario