MIGUEL ÁNGEL Y LOS AVISTAMIENTOS.






En el "Vulnera diligentis" de Benedetto Luschino, en el capitulo 22 del segundo libro se puede leer un diálogo entre Agrícola y Serpe. Agrícola cuenta que Miguel Angel, encontrándose en aquel tiempo en Roma, estando una noche serena fuera de su habitación, y haciendo oración, elevó los ojos al cielo; y he aquí que inmediatamente ve aparecer en el cielo un signo visible triangular y grandísimo, fuera de lo normal semejante a un cometa, cuyo signo era parecido a una estrella de grandes proporciones, con tres cohetes de luz, uno de los cuales se extendía hacia oriente, y era de un cierto color esplendoroso y reluciente, a modo de una vara de plata muy clara, o sea, de una espada pulida, en cuya mitad estaba torcida en forma de un asa. El otro cohete se extendía hacia la ciudad de Roma y era de color bermejo y tono sanguinolento El tercer cohete se extendía hacia la ciudad de Florencia, entre oriente y poniente y era de color fuego, en la parte alta era bifurcado... "Cuando Miguel Angel lo hubo visto y habiéndolo comprobado, le vino la idea de pintarlo y colorear en una de sus hojas este signo y rápidamente marchó a casa para coger un papel, lapiz y colores. Volvió fuera y pintó el objeto con cada particular que observaba y cuando terminó de pintarlo, desapareció a la vista de sus ojos".
Agricola dice a su interlocutor al final del relato: "Ve y encuentra a dicho escultor, que en aquel momento se hallaba en Florencia y él benignamente te dirá la verdad de todo y así te encontrarás satisfecho y comprobarás que no te he dicho ninguna mentira".

(Vida de Michelangelo en la vida de su tiempo de G. Papini. Garzanti, 1949, pag. 198 99).



http://saikumisterios.blogspot.com.ar/



SAIKU

No hay comentarios:

Publicar un comentario