NAVES EN LOS CIELOS EN EL SIGLO XVI



En el volumen I del libro "Ciclo Hispánico" del historiador Salvador de Madariaga, publicado por la editorial sudamericana de Buenos Aires, en la pag. 254 se lee que dos o tres días antes de llegar a la costa americana, "dos horas antes de la medianoche, Cristobal Colón vio una luz. LLamó a Pedro Gutierrez y le dijo que mirara. Entonces Pedro la miró: Era como una candela que se elevaba y descendía, la cual, segtun algunos, significaba indicios de tierra".
En la página 502 se lee que, según los cronistas de Hernán Cortes, en base a los datos entregados por los indios mejicanos y anteriores a la llegada de los españoles, hacia el año 1.509, los sacerdotes, encargados de la vigilancia nocturna del templo de Telzcatlipoca, informaron en la mañana al emperador Moztezuma, que aproximadamente a la media noche anterior, habían visto por oriente un humo que se concentraba y que era tan blanco de resplandor y daba tanta luz, que parecía mediodía.
En la página 581, cuando se habla de las expediciones anteriores a la definitiva de Hernán Cortés, que costeaban la tierra mexicana al mando de Juan de Grijalba, en el año 1.517, fue revelado un hecho registrado por el sacerdote de una de las naves. E1 sacerdote dijo: "En este día, de noche, hemos visto un milagro muy grande: ha aparecido una estrella encima de nuestras naves, después del atardecer del sol, y se ha alejado arrojando rayos sin cesar, hasta que se posó encima de un gran pueblo, dejando una estela en el aire, que permaneció más de tres horas. Este gran pueblo se llama Coatzacoalco, sobre la costa occidental mejicana.



No hay comentarios:

Publicar un comentario