ECLIPSE 27 DE SETIEMBRE



El próximo 27 de septiembre, desde algunas partes del mundo se podrá disfrutar a simple vista del súper eclipse, un singular fenómeno astronómico donde la luna tendrá color rojizo porque estará totalmente eclipsada por el sol y tendrá un tamaño notablemente más grande de lo habitual.
Al atardecer será un momento ideal para apreciar la Súper Luna pues, ella estará saliendo hacia el este teniendo como telón de fondo a las estrellas que unidas forman la constelación zodiacal de Piscis.
Ya más entrada la noche la Luna y la Tierra estarán a la menor distancia posible, así que el satélite “se verá un 14 por ciento más grande y extraordinariamente luminoso”, mientras que al pasar los minutos “la Luna estará en el espacio opuesta al Sol encontrando su fase llena”.
Mientras pasan los minutos, debido a que el sol, la Tierra y la luna estarán en el espacio formados en línea recta, la Tierra tapará la luz del sol y producirá un cono de sombra hacia el lado opuesto al astro rey por donde comenzará a introducirse la luna en la zona de penumbra -sombra exterior más pálida- produciéndose un ligero oscurecimiento en la superficie del satélite que será prácticamente imperceptible”.
Una hora más tarde, la luna comenzará a oscurecerse y “estará totalmente introducida en el interior del cono de sombra terrestre por lo cual su superficie se verá impactantemente rojiza debido a la refracción de los rayos solares sobre nuestro planeta”.
Finalmente, la luna comenzará a desandar la fase total del eclipse cuando saldrá totalmente de la zona de umbra” y recuperará su color habitual.
Un eclipse lunar (del latín eclipsis) es un evento astronómico que sucede cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, generando un cono de sombra que oscurece a la luna. Para que suceda un eclipse, los tres cuerpos celestes, la Tierra, el Sol y la Luna, deben estar exactamente alineados o muy cerca de estarlo, de tal modo que la Tierra bloquee los rayos solares que llegan al satélite; por eso, los eclipses lunares solo pueden ocurrir en la fase de luna llena.
Los eclipses lunares se clasifican en parciales (solo una parte de la Luna es ocultada), totales (toda la superficie lunar entra en el cono de sombra terrestre) y penumbrales (la Luna entra en el cono de penumbra de la Tierra). La duración y el tipo de eclipse depende de la localización de la Luna respecto de sus nodos orbitales.
A diferencia de los eclipses solares, que pueden ser vistos solo desde una parte relativamente pequeña de la Tierra y duran unos pocos minutos, un eclipse lunar puede ser visto desde cualquier parte de la Tierra en la que sea de noche y se prolonga durante varias horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario