Testimonio del Sargento Karl Wolfe, Fuerza Aérea de Estados Unidos







Karl Wolfe estuvo en la Fuerza Aérea durante 31 años y medio, desde Enero de 1964.
Tenía una clasificación de alto secreto y trabajó con el mando táctico aéreo en la Base
de la Fuerza Aérea de Langley, en Virginia. Mientras trabajaba en una instalación de la
NSA, le mostraron fotografías tomadas por el Lunar Orbiter de la Luna que 
mostraban
con detalle estructuras artificiales. Esas fotografías fueron tomadas antes del alunizaje
del Apolo en 1969.
Así que me pidieron que fuese a aquella instalación en la Base Aérea de Langley, donde
la NSA estaba llevando la información del Lunar Orbiter... Según iba entrando, había
gente de otros países, un montón de gente extranjera de otros países vestidos de civiles,
con intérpretes a su lado, con pases de seguridad colgando del cuello...
Y estaban muy callados, eran muy reservados, y tenían una peculiar palidez en sus rostros.
Tenían un comportamiento como de preocupación...
Caminamos juntos hasta un lado del laboratorio y me dijo, por cierto, hemos descubierto
una base en la cara oculta de la Luna. Y le dije, ¿de quién? ¿Qué quieres decir, de
quién? Y me dijo, sí, hemos descubierto una base en la cara oculta de la Luna. Y en ese
momento me asusté, estaba un poco aterrorizado, pensando para mí mismo que si alguien
entraba en la sala en ese momento, sabía que estaría en peligro, porque él no debería
estar dándome esa información.
Estaba fascinado por ello, pero también sabía que se estaba saltando una barrera que
no debía. Entonces cogió uno de esos mosaicos y me mostró esa base en la Luna, que
tenía formas geométricas – había torres, había construcciones esféricas, había torres
muy altas y cosas que parecían algo así como antenas de radar, pero eran estructuras
grandes...
Este hombre y yo éramos del mismo rango; yo creo que tenía muchos estrés. Tenía la
misma palidez y las mismas maneras que los científicos de fuera de la sala; estaban
igual de preocupados que él. Y tal vez necesitaba discutirlo con alguien…
Algunas de las estructuras eran del tamaño de media milla. Es decir, eran estructuras
gigantescas. Y eran estructuras diferentes, en distintas fotografías. Algunas de las formas,
como ya he dicho, eran – algunos de los edificios eran muy altos, estructuras delgadas.
No sé cuánto de alto, pero debían ser muy altas. Eran fotografías en ángulo, con
sombras. Había edificaciones esféricas y con forma de domo que eran muy grandes. Se
veían claramente, eran objetos grandes. Es interesante porque traté de compararlas
mentalmente con estructuras de la Tierra, y no eran comparables a nada que yo haya
visto aquí en cuanto a tamaño y estructura...


REVISTA NUEVA ATLANTIDA





SAIKU

No hay comentarios:

Publicar un comentario