Los Anunnaki y Su Relación Con Las Leyendas Sobre Dragones (parte 2)

Icke opina que los anunnaki son una raza de origen reptiloide. El Dr. Arthur David Horn, profesor de antropología biológica en la Colorado State University, en Fort Collins, está ahora convencido que la humanidad fue inseminada por extraterrestres y que una raza de origen reptiloide ha controlado el planeta durante miles de años y lo continúa haciendo actualmente. La investigación del Dr. Horn está detallada en su excelente libro, Humanity’s Extraterrestrial Origins(Orígenes Extraterrestres de la Humanidad), en que sugiere que los que las Tablillas Sumerias llaman los anunnaki son en realidad esta raza reptiloide. Los reptiloides, son supuestos reptiles humanoides que juegan un papel destacado en la ufología y en las llamadas teorías conspiratorias. Al tratar de explicar un origen, se ha propuesto su supuesto origen como la evolución de una raza inteligente en el planeta Tierra paralelamente a la humanidad, de origen extraterrestre o intraterrestre, entidades sobrenaturales o los restos de una antiquísima civilización pre-humana. Humanoides reptiloides de descripciones variadas han sido comunes en los mitos y leyendas de muchas culturas a través de la historia. En América tenemos a Quetzalcóatl, que es el nombre azteca de la deidad descrita como Serpiente Emplumada de la antigua Mesoamérica. Es uno de los principales dioses de muchas civilizaciones en lo que es hoy México y Centroamérica. El nombre Quetzalcoatl literalmente significa serpiente emplumada. Relacionados con Quetzalcóatl tenemos a Kukulkan, de los mayas, y Gukumatz, de los Quiche. En Grecia tenemos a Cécrope I, el mítico primer rey de Atenas, que era mitad hombre, mitad serpiente. Se ilustra como ejemplo en un friso en el altar de Zeus de Pergamo.  En la cultura del Egipto antiguo nos encontramos con las imágenes de Sobek, el dios cocodrilo, de carácter benéfico, creador del Nilo que habría surgido de su sudor; dios de la fertilidad, la vegetación y la vida en la mitología egipcia. En las culturas judaica y cristiana tenemos el Génesis, que relata cómo Adán y Eva son seducidos por la Serpiente para que se alimenten del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal y, como consecuencia, son expulsados del Edén. En escrituras y leyendas de la India, los Naga son descritos como seres reptilianos que viven subterráneamente y que interactúan con los seres humanos en la superficie. En algunas versiones se dice que estos seres vivieron alguna vez en un continente en el océano Índico y que se hundió en las aguas. Textos de la India también hacen referencia a los Sarpa. Los chinos, vietnamitas, coreanos y japoneses hablan en su historia acerca del Lóng o dragones, concebidos en ambas formas físicas y metafísicas, pero raramente descritos en forma humanoide. En el folklore de Japón se habla de seres como los Kappa, demonios acuáticos anfibios con aspecto de tortuga y pico de pájaro, y también de Orochi, una serpiente monstruoso similar a la Hydra occidental.


Imagen 4

El concepto dinosauroide surge de una investigación sobre los dinosaurios terópodos como el Troodon, y el Saurornithoides. Dado que estos animales poseían el cerebro más grande del período Mesozoico, comparado con el tamaño de su cuerpo, algunos han especulado que de no haberse extinguido, estos animales habrían tenido la probabilidad de evolucionar hasta una forma parecida a la humana. Cabe destacar que este concepto no tiene ningún asidero científico y solo fue desarrollado dentro del marco especulativo. Los reptiloides son famosos dentro de las teorías de conspiraciones y de muchos estudiosos del fenómeno OVNI. El famoso astrofísico británico, Fred Hoyle, en una conferencia de prensa en Londres, en 1971, dijo que el mundo era controlado por una fuerza que podía manifestarse en muchas formas. “Están por todas partes – dijo a periodistas asombrados – en el cielo, en el mar y sobre la Tierra“. Dijo que “ellos” controlaron a la humanidad a través de la mente. Había otras razas extraterrestres en la tierra, y todavía las hay, además de la raza extraterrestre que los sumerios llamaron los anunnaki y otros textos antiguos llamaron la Raza Serpiente. Bien podría haber sido que algunos de los otros grupos fueron a la guerra con estos reptiloides anunnaki. Los textos antiguos registran estas “guerras de los dioses” en todo el mundo y éstas podrían incluir conflictos entre razas extraterrestres diferentes,  así como los descriptos en las Tablillas Sumerias, que parece involucraron a distintas facciones de anunnaki peleando entre sí. Actualmente hay relatos de personas que afirman haber visto humanoides cuya piel y caras se parecías a las de reptiles, con grandes ojos. Jason Bishop III, un investigador del fenómeno extraterrestre, dice que los reptiloides son mucho más altos que los humanos y tienen sangre fría como los reptiles de la Tierra.  Parecen ser menos sensibles emocionalmente que los humanos y la mayoría tiene gran dificultad expresando amor, aunque son sumamente inteligentes y poseen una tecnología muy avanzada. Esta es una descripción aplicable a las actitudes y el comportamiento de la Hermandad de Babilonia, que controla la Tierra. Los relatos modernos de reptiloides se ajustan a las descripciones de muchos “dioses” del mundo antiguo en los textos y leyendas que nos han llegado hasta hoy.

Imagen 5
La cultura Ubaid existió entre el 5.000 y el 4.000 a. C., incluso antes de la existencia de Sumeria,  en lo que ahora es Irak. Estaba ubicada en lo que es ahora Irak y las estatuillas de sus dioses son representaciones claras de humanoides reptiloides. El período de Ubaid es un período prehistórico de Mesopotamia. Ubaid, al oeste de Ur, en las inmediaciones del sur de Iraq, ha dado su nombre a la cerámica prehistórica a la cultura, que representa el primer asentamiento en la llanura aluvial del sur de Mesopotamia. La cultura Ubaid se inició antes del 5300 a. C. y duró hasta el comienzo del período de Uruk,  alrededor del 4000 a. C. El período de Ubaid se divide en tres fases principales. La primera fue Ubaid 1, a veces llamada Eridu, una fase limitada al extremo sur de Irak, en lo que entonces era la costa del Golfo Pérsico. Esta fase, que muestra clara conexión con la cultura de Samarra, al norte, vio el establecimiento del primer asentamiento permanente. Sus habitantes fueron pioneros en el cultivo de granos en las condiciones extremas de aridez, gracias a los altos niveles freáticos del sur de Irak. La segunda fase fue Ubaid 2 que fue testigo del desarrollo de extensas redes de canales en los principales asentamientos. La agricultura de regadío, que parece haberse desarrollado primero en Choga Mami, se extendió rápidamente a otros lugares. Forman el primer esfuerzo colectivo y coordinación centralizada del trabajo. La tercera fase de Ubaid se produjo en el período entre 4500 a 4000 a.C., y vio un período de intenso y rápido proceso de urbanización mediante la difusión de la cultura Ubaid al norte de Mesopotamia, que sustituyó a la cultura Halaf. Restos de la cultura Ubaid se extienden también a lo largo del litoral de Arabia, lo que muestra el crecimiento de un sistema de comercio que se extendía desde la costa mediterránea hasta Omán. Las estatuillas de sus dioses son representaciones claras de humanoides reptiloides. Puede observarse una estatuilla Ubaid con un reptiloide abrazando a un bebé. La región donde se desarrollaron las culturas Ubaid – Sumeria es fundamental para entender el tema anunnaki. Las estatuillas Ubaid retratan físicamente las descripciones de “dioses” que dominaron muchas sociedades antiguas. Tal como ya hemos indicado, las culturas centroamericanas tenían su dios serpiente alado, Quetzalcoatl; los indios Hopi tenían el dios serpiente emplumado, Baholinkonga, y, en general,  la cultura americana está inundada con imaginería de serpientes, incluyendo el misterioso túmulo de tierra en forma de serpiente en Ohio.




Los hindúes hablan de los dioses reptiles, los Nagas, que eran una raza de ‘demonios‘ en las leyendas de la India y su nombre significa “aquellos que no caminan, sino se arrastran“. Los egipcios tenían su dios serpiente, Kneph, y los faraones se retrataron a menudo con serpientes. Los fenicios tenían a Agathodemon, otra figura de serpiente. Los seguidores del vudú tienen un dios que ellos llaman Damballah Wedo, que es retratado como una serpiente. Los hebreos tenían a Nakhustan, la serpiente. Un dios británico antiguo, conocido como el Dragón, gobernante del mundo, fue llamado Hu. Y de ahí probablemente viene el término humano. El símbolo del disco alado de los sumerios, que es encontrado por todo el mundo antiguo, era normalmente representado con dos serpientes. El simbolismo de la serpiente y su asociación con “dioses” antiguos abunda en todo el mundo. John Bathhurst Deane en su libro The Worship of the Serpent (La Adoración De La Serpiente),  escribió que.. uno de los cinco constructores de Tebas, en Egipto, fue nombrado por el dios serpiente de los fenicios, Ofhion. El primer altar levantado a los Cíclopes en Atenas, era para “Ops“, la deidad serpiente. La adoración simbólica de la serpiente era tan común en Grecia, que San Justino Mártir acusa a los griegos de introducirla en los misterios de todos sus dioses. La idea de dragones espirando fuego y serpientes malvadas que aparecen en leyendas y textos en todo el mundo podrían fácilmente originarse de los “dioses” reptiloides que operaron abiertamente hace miles de años. Ésta era la Gente Serpiente de los textos antiguos, incluyendo la Biblia, donde la serpiente es un tema recurrente. Por supuesto, la serpiente ha sido usada para simbolizar muchas cosas y no cada referencia será literalmente un reptil. Pero muchas de ellas lo son. También hay un tema común de un lugar sagrado que está protegido por una serpiente o dragón. Tenemos la serpiente en el Jardín del Edén y el tema de serpiente / dragón es mundial. Los persas hablaron de una región de dicha y deleite llamada Heden, que era más hermosa que todo el resto del mundo. Era la morada original de los primeros hombres, decían, antes de que fueran tentados por el espíritu maligno, en forma de una serpiente, a compartir la fruta del árbol prohibido. También está el Árbol Banyon, bajo el que Krishna se sentó sobre una serpiente enrollada y otorgó conocimientos espirituales a la humanidad.

https://despiertacordoba.wordpress.com/

SAIKU

No hay comentarios:

Publicar un comentario