MISTERIOS DE LA ANTÁRTIDA




El almirante Richard Evelyn Byrd (1988-1957) de la Marina de los Estados Unidos, estando al mando de los asuntos antártico de su país, y después de haber realizado múltiples exploraciones marítimas y terrestres por la zona, así como de haber sobrevolado en varias ocasiones el Polo Sur, tuvo una extraordinaria experiencia cuando contaba 60 años de edad. A bordo de un navío de exploración, el rompehielos Glacier, se adentró a principios de 1949 por el Mar de Ross, traspasando la Barrera de Ross y penetrando en la zona comprendida entre los montes Horlick y Cadena de la Reina Maud (Montes Transantárticos), sorteando innumerables icebergs y masas de hielo en un estrecho camino entre inmensos glaciares en la época del deshielo. Desconociendo la zona y motivados por su afán de aventura y exploración, Byrd y su tripulación comprobaron que por esa difícil vía marítima se aproximaban al Polo Sur. Según avanzaban, esa ruta navegable se hacía más laberíntica y, poco a poco, penetraron por enormes y profundos desfiladeros de hielo que apenas les permitían ver el cielo azul del día. Sobrecogidos por ese espectáculo natural y cada vez más encañonados entre el hielo, penetraron en un banco de profunda y espesa niebla. Después, saliendo ya de los cañones, descubrieron un mar tranquilo y cálido. Era el 10 de Febrero de 1949. Según sus cálculos estaban en el Polo Sur, pero Byrd años atrás había sobrevolado el polo y sólo había visto zonas montañosas cubiertas de hielo y nieve. La sorpresa fue mayor al divisar tierra firme con vegetación tropical y escuchar el canto de aves multicolores en un lugar donde teóricamente debería haber una nevada planicie montañosa de 2800 metros de altitud sobre el nivel del mar. Byrd no encontró sentido ni razón a lo que sus ojos veían. Tuvo miedo y al cabo de cuatro días de exploración de esas extrañas tierras y tranquilas aguas , volvió sobre la ruta que había seguido y encontró el camino de regreso por los laberínticos desfiladeros .

También en 1929, Wilkins voló sobre el Antártico y constató lo mismo que posteriormente ratificaría Byrd respecto de una tierra exenta de hielos y con vida animal y vegetación subtropical.



http://saikumisterios.blogspot.com.ar/

SAIKU

No hay comentarios:

Publicar un comentario