Leyendas de los Machiguenga, Amazonia Peruana





Leyendas de los Machiguenga, Amazonia Peruana,hablan en detalle
sobre las catástrofes que tuvieron lugar en el mundo durante la
destrucción final de Lemuria y de la Atlántida .

Esto fue, por supuesto cuando el antiguo Tiahuanaco fue elevado desde en nivel del mar hacia los altos barrenos y nacieron los
Andes. Fue la época cuando Aramu-Muru voló encima del
agitado mar en su nave espacial frente a Sud-América,
con los archivos y el Disco Solar de Oro de Mu. Grandes
cataclismos ocurrieron en el Continente Sudamericano.
Las ciudades semejantes al Tiahuanaco, sobre la costa,
fueron las más afectadas. Estos centros de población
costeños, fueron las ciudades de la Lemuria Colonial,
mientras que las Ciudades Perdidas de Piedra del este
fueron mucho más antiguas, perteneciendo al Imperio
Amazónico y no teniendo nada que hacer con los planes
de la colonización de Lemuria.

Ellos estaban situados en un área que sufrió menos daño
y las construcciones no fueron del todo arruinadas, sino
parcialmente.

Otras leyendas de la tribu Machiguenga hablan de la época
cuando sus antecesores estuvieron en comunicación con la
Gente del Cielo, y el lenguaje Machiguenga no es un
lenguaje de salvajes y prueba de que esa gente se
degeneró al presente estado por la destrucción del
Imperio Amazónico.

Sin embargo, si las ciudades no fueron destruidas durante
la catástrofe, ¿por qué los nativos se degeneraron?. Se cree
que del Machiguenga y otras tribus no fueron los
gobernantes de la ciudad, pero que aquellos fueron los que
trabajaron para aquella gente y que ellos fueron los que
gobernaron, siendo estos hombres blancos con barba.

En resumen, es rumor en las tribus de la selva, hoy día de que
tales hombres blancos con largas túnicas aún viven y
prosiguen en sus investigaciones en la capital de Paititi, la
cual es la Ciudad Perdida de treinta ciudadelas, la cual más
allá de las antiguas creencias existía cuando los Incas al
Principio llegaron al Perú.

http://saikumisterios.blogspot.com.ar/



No hay comentarios:

Publicar un comentario