LOS DIOSES DE LA ANTIGUEDAD.




Los aborígenes de los montes Kimberley, en el noroeste de Australia. 

Cuentan que en tiempos remotos sus dioses trazaron sobre las rocas unos dibujos antropomorfos de notable tamaño, los Wandjinas, con rostros carentes de boca y rodeadas sus cabezas
por uno o dos semicírculos en forma de herradura, con finas líneas que irradia el
círculo exterior.


Después de ello y de instruir a los nativos, los wandjinas o dioses
se transformaron en serpientes míticas y se refugiaron en charcos cercanos.


Cuentan los nativos que de vez en cuando se les puede ver de noche en forma
de luces que se mueven a gran altura.






«Y los Maestros Gigantes hablaron, así como los Dominadores,
los Poderosos del Cielo: Es tiempo de concentrarse de nuevo sobre los signos de
nuestro hombre construído, de nuestro hombre formado, como nuestro sostén,
nuestro nutridor, nuestro invocador, nuestro conmemorador. Haced pues que
seamos invocados, que seamos adorados, que seamos conmemorados, por el
hombre construido, el hombre formado, el hombre maniquí, el hombre moldeado.
»
En el Popol Vuh, el Libro del Consejo de los indios quichés, de la gran familia
maya.



http://saikumisterios.blogspot.com.ar/



No hay comentarios:

Publicar un comentario