NUEVO CODIGO GENETICO-GNA-






Una de las condiciones 
para que el código genético actual sea sustituido por uno más adecuado a la consciencia planetaria de la era 
futura es que se detecte, en el ser, la presencia de la aspiración al servicio altruista.
Con nuevos genes cósmicos provenientes de una humanidad incorpórea e inmaterial, la agresividad será
sustituida por la bondad, existirá la posibilidad de que el hombre terrestre llegue a procrear según un plan
evolutivo, movido por la necesidad de servir, no por el placer o por el egoísmo, como ocurre hoy. Dados sus
orígenes suprafísicos, ese código genético traerá al hombre una actitud pensante estable, homogénea, de nivel
superior y en unidad con los semejantes. Los genes de nivel animal, propios del DNA, serán retirados y en su
lugar se implantarán los de una humanidad de elevado grado de intelectualidad, que vibra en los planos
inmateriales de otra galaxia.
El GNA puede ser introducido en el individuo que alcance cierto número de vibraciones por segundo, siendo
que el hombre común manifiesta un ritmo vibratorio más lento que el necesario. Ayudar en el desarrollo de los
reinos subhumanos habría sido una tarea básica del hombre de la superficie, para poder elevar su propia
vibración dentro de la ley de causa y efecto, en la cual vivió hasta ahora. Pero eso no ocurrió, y los reinos
subhumanos fueron considerados simples instrumentos en sus manos. Según informaciones extraterrestres,
dado el bajo nivel vibratorio de la humanidad de la superficie, el nuevo código puede ser implantado en sólo el
diez por ciento de los individuos encarnados actualmente.
Las costumbres hoy vigentes en la superficie de la Tierra tampoco ayudan al perfeccionamiento de las
vibraciones humanas; cuando ellas sean más sutilizadas, llevarán a la materia biofísica a transformarse en
sustancia astral y así, el hombre funcionará conscientemente en más de un plano, sin pasar por proceso
alguno de desencarnación. Todo individuo que vibra en esas condiciones puede recibir el nuevo código, el
GNA, y separarse conscientemente del cuerpo físico, a través del plano astral cósmico. Puede vivir en ambas
dimensiones y, según sea el caso; materializar para sí otros cuerpos, usando material cedido.

El GNA es de estirpe solar, no terrestre. Trae consigo la posibilidad de que se desarrollen valores
psicoespirituales en los que estén predispuestos para ello, valores que se proyectan en la dirección opuesta a
los actuales dinamismos biopsíquicos deteriorados que dominan al hombre de la superficie.
Las operaciones genéticas que se están realizando a través de la acción de los Jardineros del Espacio
anhelan inmunizar de dolencias al hombre terrestre y aumentar su capacidad intuitiva, facultándolo para que
ingrese normalmente en la consciencia cuatridimensional. Sin embargo, esos genes brotan de su ingreso en un
esquema superior de vida, y no pueden ser creados artificialmente en laboratorios de la superficie de la Tierra.

Jardineros del Espacio-Trigueirinho-



http://saikumisterios.blogspot.com.ar/





No hay comentarios:

Publicar un comentario