Susurrador de caballos







Quizás, si todos nos convirtiéramos en susurradores de caballos el mundo cambiaria; si utilizásemos las mano para rozar y acariciar, la voz para besar en vez de herir, el mundo seria nuestro perdido Paraíso. (La Muralla - 12 de Diciembre de 2005)



¿Qué es un susurrador de caballos? Es el domador que realiza una doma natural del animal trabajando el respeto mutuo.
El susurrador de caballos es un oficio muy ligado con los animales, con los caballos que pasean, trotan y cabalgan por las praderas. El domador es capaz de amansar al caballo tan solo usando la voz, gestos y caricias. Se trata de una forma de expresarte sin agresividad donde los gestos son más importantes que la voz.
Los susurradores son aquellos domadores que domestican a los caballos a través de la técnica "equs", mediante la cual tratan de comunicarse con los caballos de la misma manera que estos lo hacen entre sí en libertad, teniendo en cuenta las actitudes que estos adoptan en una manada con sus semejantes.
Se establece una relación de confianza y respeto con el caballo. Se realiza una doma natural sin violencia donde el caballo debe respetar al hombre entendiendo que no puede traspasar tu espacio. Primero se trabaja el control de cuerpo para que confíe dándote las patas y después el control de movimientos para ponerlo en marcha y que empiece a andar. El susurrador trabaja los caballos a cuyos dueños les resulta imposible dominarlos y le enseña de buenas formas al animal a respetar. El objetivo es que sea nuestro amigo y compañero no un esclavo. Los caballos sólos en la cuadra cogen depresión, por eso, ellos recomiendan que el animal esté suelto.
Los susurradores ya existían hace varios siglos en Inglaterra y se los llamaba así porque a través de pequeñas palabras claves, que sólo conocían quienes ejercían dicha metodología, lograban que los caballos les obedecieran, de todas maneras se los trataba de brujos y no solían ser respetados por la sociedad.

Además a los aspirantes a susurradores se les comunicaba "la Palabra" que si era susurrada al oído del animal daba al jinete poder absoluto sobre éste.

Hoy en día es una técnica muy respetada por algunos pero rechazada por otros; en muchos centros ecuestres se realizan cursos donde enseñan a domar a los caballos como lo hacían los antiguos susurradores, aunque se cree que para poder ejercer esta técnica es necesario contar con cierta capacidad innata que no todos los hombres poseen y que no se puede aprender.


http://saikumisterios.blogspot.com.ar/


No hay comentarios:

Publicar un comentario