TUNUPA.




Una de las versiones de la famosa tradición sobre Wiracocha nos habla de Tunupa, esta versión proviene de la zona que rodea al lago Titicaca que se llama el Collao. 
En ella se nos narra que Tunupa apareció en el Altiplano en tiempos remotos, procedente del norte y que vino acompañado por cinco discípulos de ojos azules y barba. 
Después de instruir a la población en diversos campos y recorrer grandes distancias a través de los Andes fue atacado y herido gravemente por un grupo de conspiradores envidiosos.
Esta historia, en su desarrollo más detallado nos ofrece grandes paralelismos con la historia de Osiris y su muerte. 

De hecho, Osiris en Egipto y Tunupa-Wiracocha en Sudamérica presentan los siguientes puntos en común: ambos eran grandes civilizadores, ambos fueron víctimas de una conspiración, ambos resultaron malheridos, los cuerpos de ambos fueron depositados en un receptáculo, ambos fueron arrojados al agua, ambos se deslizaron por un río y ambos alcanzaron el mar. 
Los paralelismos entre esta región y el antiguo Egipto están aun presentes.
En la isla de Suriqui, en el lago Titicaca, se siguen construyendo actualmente unos botes de juncos de totora que son casi idénticos, tanto en el método de construcción como en el aspecto que ofrecen una vez terminados, a los barcas de los faraones hechas con cañas de papiro. 

Los lugareños afirman que quienes les transmitió la forma de hacer esos barcos fue el “pueblo de Wiracocha”



http://saikumisterios.blogspot.com.ar/



SAIKU

No hay comentarios:

Publicar un comentario