La sustancia haitiana que CREÓ a los ZOMBIES

Como ya sabéis, Haití es uno de los países más pobres del mundo, situado en las Antillas. Después del terrorífico terremoto que arrasó el país, apenas ha podido levantar el telón, y el 80% de su población vive por debajo del umbral de pobreza.
Su único medio de vida básico es la pesca y la agricultura. Probablemente, esta situación que sumerge a las personas en tanta indignación las haga más susceptibles a prácticas como el vudú y también a la utilización de hierbas y remedios naturales.


Desde los años ochenta, grupos de científicos se dirigen a Haití para estudiar la flora del país en búsqueda de plantas que puedan usarse como base para nuevos productos farmacológicos. Sobre todo, lo que más les interesa son las plantas alucinógenas. Quieren, entre otras cosas, descubrir la composición exacta de los “polvos creadores de zombies”.
Realmente creen que si descubren la fórmula completa de esta sustancia podrían obtener un nuevo tipo de anestesia que volviera al paciente insensible al dolor y que lo mantuviera paralizado, y que fuera completamente reversible, ya que al finalizar la operación, el paciente volvería a su estado de conciencia habitual.


Piensan que esto podría servir para determinadas cirugías.
A comienzos del siglo XX, científicos de todo el mundo se han estado desplazando a Haití para estudiar a los zombies y el proceso que los lleva a ese estado.
Los zombies de Haití son reales, pues son seres humanos a los que se les ha administrado algún tipo de veneno que ha hecho parecer que han fallecido, han sido enterrados y posteriormente se les ha dado alguna sustancia que los ha hecho “resucitar”. Para la poblaciones haitiana, por lo general, esto es “magia”, ya que se ha resucitado a un muerto.  


A consecuencia de este proceso, el “muerto viviente” sufre un tipo de esquizofrenia llamada catatónica, que le hace pasar períodos de gran actividad y otros de inactividad e incluso de catalepsia.
El doctor Davies, etnobotánico de la Universidad de Harvard, investigó la composición de estos polvos. Con ayuda de nativos haitianos supo que para fabricarlos, los brujos ponían lagartija, tarántula, algún tipo de gusano y dos tipos diferentes de peces de agua salada.


Una vez la persona está inducida al estado catatónico y dado por muerto y enterrado, el brujo “bokor” administra un antídoto a base de plantas que hace revivir al “muerto”. Vuelve a la vida en un estado zombie, en el que obedece al brujo totalmente, muchas veces los daños cerebrales por la administración de veneno son irreversibles.
Entre los investigadores, queda la duda de si estos individuos “zombificados” padecían previamente algún tipo de trastorno mental, que se agrava con la experiencia de ser enterrado vivo y posteriormente “resucitado”.


Los polvos pueden ser administrados en alguna bebida o soplados a la cara del afectado. Analizando los polvos, se pueden encontrar, entre otras cosas, tetradotoxina, que se encuentra en el hígado del pez globo.
También una leguminosa tropical llamada mucuna pruriens, trompeta del diablo (datura metel), estramonio y veneno de Rhinella marina, un sapo tropical.
El antídoto que les da el brujo para “revivirlos” es a base de plantas que contienen atropina y escopolamina.

Estas sustancias causan un impacto terrible en los neurotransmisores y endorfinas cerebrales, hasta el punto de convertir a la persona en un zombie.
La naturaleza no puede brindar de gran cantidad de sustancias, que a pesar de ser potencialmente peligrosas, pueden ser estudiadas y a la larga, ser la base de nuevos fármacos que ayudarán a curar o tratar enfermedades hasta ahora intratables. Es por ello que el “polvo de los zombies” despertó tanto interés entre los científicos.


Fuente:imgur/noorderlicht/http://www.paraloscuriosos.com/

http://saikumisterios.blogspot.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario