TRANSFORMACIONES Y SÍNTOMAS PRODUCIDOS POR LA IMPLANTACIÓN DEL NUEVO CÓDIGO GENÉTICO.




Hay ciertos cambios concretos que están sufriendo muchos seres en sus cuerpos y que se corresponden con las transformaciones que el nuevo código genético está ocasionando.
Es necesario aglutinar ciertos fenómenos que se pueden detectar y comprobar, y es más necesario todavía que los seres autoconvocados repartidos por el planeta sepan que el proceso que están viviendo es el mismo o muy parecido, y que se corresponde con la transmutación hacia el nuevo código genético.
Que no se sientan raros o locos, sino que tomen conciencia de que están
viviendo un proceso de sutilización.
Este proceso está siendo apoyado directamente por Inteligencias Superiores que habitan o trabajan en las naves.
Estos Seres operan SIEMPRE bajo el consentimiento expreso de los espíritus y mónadas de los seres que han de dar un paso evolutivo determinado bajo las Leyes Superiores que se rigen por la libertad, la sabiduría y el Amor.
Así pues, es necesario explicar a nuestros hermanos ciertos procesos que están ocurriendo en ellos para que no se sientan solos o desamparados, y para que esta información les ayude a conectar con su verdadero Ser y el propósito de Servicio que cada uno deberá cumplir en esta encarnación.
Este es un proceso que se da (en los seres que lo hayan aceptado) para:


a. Implantación del nuevo código genético.
b. Apertura de los nuevos centros de energía; reemplazo y activación de éstos, y desactivación de los antiguos:
• Centro coronario, lado derecho de la cabeza. Hemisferio cerebral derecho completo.
• Centro cardíaco, dos dedos hacia la derecha del centro del pecho.
• Centro del bazo (plexo solar). Desplazamiento al costado derecho, hígado (plexo cósmico).
Estos dos procesos son paralelos y han de ocurrir simultáneamente. Es por esto que tan

importantes cambios pueden producir trastornos en todos los planos a los seres que los viven.

Comenzaremos a enumerar y a explicar los procesos más frecuentes en los seres en Servicio, que muchos reconocerán por sí mismos, y que se corresponden con la sutilización de los cuerpo inferiores y la progresiva implantación del código genético:


1. TEMBLORES EN EL CUERPO


Esto ocurre principalmente en el chakra cardíaco, en el centro del pecho. Pero también se pueden producir en el cuerpo, en los brazos, en el cuello y en la cabeza.
Es un temblor muy especial que “nace de dentro”, desde la zona del pecho, y que se expande hacia toda la parte superior del cuerpo. Algunos seres llegan a pensar que ha habido un temblor de tierra.
Hay días y momentos en los que se agudizan más. Se notan con gran claridad cuando la actividad física cesa, por ejemplo el acostarse a descansar, al sentarse, o en los momentos anteriores al sueño.
A veces, pueden ir acompañados de “tics” o movimientos bruscos involuntarios en las extremidades (brazos y piernas).
Estos temblores son producidos por la sutilización energética que están viviendo los cuerpos de los seres y el planeta.
Toda sutilización conlleva una aceleración energética y de esta manera las
vibraciones experimentan diferentes velocidades, sobre todo en el cuerpo etérico, y como consecuencia directa, en el cuerpo físico.
Estos temblores a menudo van acompañados de una sensación de “agrandamiento” o vacío en la zona central derecha del pecho.
El nuevo chakra cardíaco está situado en el centro de la zona
pectoral, unos dos dedos hacia el lado derecho, pero se suele sentir su energía que se expande desde el centro en todas direcciones.
Este nuevo centro energético que se está activando en muchos seres, forma parte muy activa en el proceso de sutilización de energías.
En todo caso, también se pueden sentir fuertemente los temblores en la zona del cuello y cabeza, ya que el centro coronario es el que recibe primero la energía.
Muchos seres están sintiendo estos temblores; muchos más de los que pensáis, y si no, haced la prueba y preguntad en vuestro entorno a los seres que sentís más cercanos en vuestro camino, y comprobaréis sorprendentemente que a muchos de ellos les está ocurriendo lo mismo.
El choque entre las viejas y las nuevas energías produce una descompensación necesaria para el nuevo ajuste energético.
El encuentro de dos tipos de energía, una densa y otra más elevada
vibratoriamente, produce estos trastornos que no son más que reajustes energéticos para la recepción de las nuevas energías.


2. FUERTES DOLORES DE CABEZA


Suelen ser más fuertes en uno de los lados, o justo en la parte superior de la cabeza.
Los dolores en el lado derecho son profundos e intensos y pareciera como si se os “arrancase” algo; otras veces son pinchazos o sensación de que os estuvieran introduciendo algo.
Estos dos procesos se están realizando.
El dolor puede ser general o en forma de profundos pinchazos que en ocasiones pueden llegar a ser muy dolorosos.
Cuando los dolores ocurren en el “casco” de la cabeza, es como si el cráneo se estuviera separando en dos, o como si fuese a reventar.
El otro síntoma, muy frecuente, antes expuesto, consiste en sentir, separadamente, en el lado izquierdo, en el derecho, o en ambos lados a la vez como si se os estuviera arrancando algo.
En todos los casos estas sensaciones se corresponden con la realidad, ya que son la expresión del trabajo energético de ayuda, se procede a “desincrustar” todas aquellas formaciones densas acumuladas por el
descontrol psíquico en la zona de la cabeza, para facilitar la penetración de las nuevas energías, mucho más sutiles.
Por otra parte, los pinchazos o la sensación de expansión, ensanchamiento e incluso de movimiento en la zona craneal, significa la reacción del cuerpo físico ante la recepción de las nuevas energías.
También puede suceder que los huesos de la cara duelan, como por ejemplo, la zona superior de las cejas o los pómulos.
Es como si los huesos se movieran, se expandieran, y pueden llegar a “crujir”. A veces el proceso de sutilización produce ya algunos cambios en el
cuerpo físico, como ocurre en la zona craneal, donde los dos lóbulos craneales se separan físicamente y presentan una hendidura en el espacio intermedio de separación.
Esto les ocurre con mayor intensidad a los seres que están en Servicio en el ramo de recepción de información y telepatía cósmica, pero a todos los hermanos les ocurrirá con menor o mayor intensidad.
Esto se puede observar a nivel físico palpando desde la parte más alta de la cabeza hacia atrás dos dedos.
Ese es el punto exacto de recepción de las energías superiores, y en ese punto justo se puede encontrar una hendidura de separación en el cráneo.
Las energías siguen su camino y pasan después al lado derecho del cerebro que las transmite a su vez al centro cardíaco del lado derecho
que las re-transmite catalizadas al nivel vibratorio requerido en los distintos Servicios.
Estos dolores no son constantes.
Arrecian en determinadas etapas, que corresponden a la expansión de las capacidades de conexión entre los seres y las energías cósmicas.
Hay fases en las que arrecian fuertemente, y otras en las que apenas se notan.
Las molestias en la cara pueden llegar también a la zona de las sienes y a la que corresponde al “tercer ojo”, situada entre las cejas.
También se pueden sentir en este punto en especial, cosquillas, punzadas y una especie de electricidad que vibra con gran velocidad.
También se puede experimentar la sensación de tener un espiral girando dentro de la cabeza o, a veces, parece que toda la cabeza estuviera girando.
También se pueden experimentar cosquillas en diferentes partes de la cabeza, en la zona posterior de ésta, por ejemplo en la zona que va desde la nuca hasta el cuello.
Esta zona, que corresponde a la parte posterior del centro energético de la garganta, es muy importante ahora porque trabaja unida al centro coronario y al pineal en la recepción de las nuevas energías.
Puede ocurrir a veces que el vello se ponga de punta, como una sensación de escalofrío, pero sólo en la parte derecha de la cabeza, o en la izquierda, según los casos.
También puede ocurrir en la nuca y en la zona posterior del cuello.
Estos son los puntos más sensibles en la recepción de energías.
Así mismo, y en contrapartida, cuando los seres en proceso de sutilización decaen en su vibración por la inquietud, la ira, el miedo u otros aspectos desarmónicos de la personalidad, puede también sobrevenir un dolor de cabeza muy profundo y muy fácil de distinguir de los hasta ahora
mencionados.
Este es fruto, al contrario de los ya descritos, de la entrada en una faja de vibración energética más densa de lo habitual, con la consiguiente pérdida parcial de las energías sutiles que alimentan el chakra coronario normalmente, en los seres que se están transmutando.
Todo proceso desarmónico es desagradable y puede llegar a ser muy doloroso.
En él, las energías que vibran armónicamente se desestructuran y pasa un tiempo hasta que se vuelven a estructurar en la armonía y quietud interiores.
Pero esto representa una pérdida grande de energías, y es aconsejable no permitir que ocurra, pues en el nivel de emergencia en el que nos encontramos, las pérdidas energéticas pueden llegar a ser irreparables.
Pero los hermanos que han sentido el dolor de cabeza debido a la entrada de nuevas energías y el que corresponde a la pérdida y desarmonización de éstas los distinguirán perfectamente porque son muy diferentes.
El dolor de la purificación, desincrustación de elementos densos; el que se
siente en los trabajos de expansión del centro energético coronario, o la entrada de energías de gran velocidad vibratoria, son totalmente diferentes al que se produce por el bajón energético que causa ceder a las ataduras densas de la personalidad. Igualmente, cuando se reciben energías puras en exceso para la propia capacidad, se puede notar como si la cabeza fuera a estallar.
En ese caso, puede ocurrir que se haya recibido demasiada energía de una sola vez y no haya dado tiempo o no se haya podido traspasar la energía, impidiendo de esta manera que circule libremente.
Y es que todos somos conductores de energía cósmica, cada uno en un determinado nivel de vibración, y la energía se debe recibir y a la vez traspasar allí donde se requiere.
Este proceso lo realiza la energía por sí misma, pero hay veces que “taponeamos” la conducción y se producen trastornos. Cuando esto ocurra, se solucionará abriendo las palmas de las manos hacia arriba, dejando que la energía circule libremente.
También ocurre que en lugares energéticamente fuertes, se puede “acumular” demasiada energía y se armonizará el proceso de la misma manera.
Hay muchos hermanos que sienten molestias en sus oídos, sobre todo en el oído derecho.
Oyen pitidos muy agudos y profundos, zumbidos en su interior y a veces también pinchazos.

Todo esto corresponde a la sutilización de la energía en la zona de la cabeza, y de los oídos en particular, con el correspondiente desarrollo del hemisferio derecho del cerebro que esto conlleva.



3. MOLESTIAS EN LA ZONA PECTORAL


Las molestias se sienten en la zona central del pecho, algo desviado hacia el lado derecho, que es donde se encuentra el nuevo chakra cardíaco.
Los trastornos pueden ser taquicardias espontáneas, sin haber hecho esfuerzo físico alguno; pinchazos en esa zona unas veces muy fuertes y otras más suaves y, sobre todo una sensación muy fuerte de ardor en el centro del pecho.
También se puede sentir un temblor interior que es como un rugido interno que nace de la zona central y se expande, sobre todo hacia el lado derecho.
También se podrá notar a veces un vacío energético en esa zona y se produce una sensación de estar como “encogido hacia dentro”.
Ese es el vacío energético purificador y constituye la preparación para que las energías puras puedan entrar.
 Otras veces, la sensación es exactamente la contraria, es decir, que el pecho se expande, que se abre, como si se fuera a romper o a estallar, y adquiere una vibración muy rápida, llegando su influencia varios centímetros más allá del cuerpo físico.
Esta es una sensación real que corresponde a la recepción correcta de energías sutiles en el nuevo chakra cardíaco.
Al igual que en la cabeza, existe ahora un sólo centro energético o chakra, como se ha explicado, que ha unido a los dos que existían antes en dicha zona.
El chakra cardíaco se ha movido unos centímetros hacia la derecha en los seres que están siendo sutilizados.
De esta manera, la influencia energética CENTRO-IZQUIERDA de este centro se traspasa al CENTRODERECHA, como ocurre con el centro coronario, quedando así manifiesta la expresión evolutiva de las energías sutiles que reciben los seres.
La expresión centro-izquierda en el chakra coronario, el cardíaco y el plexo solar, ha sido reemplazada por la expresión centro-derecha.
Y es que la izquierda en vuestro plano significa separación-involución y la derecha expresa y representa la unión.
Y es por esto que la expresión de la unión se está implantando en todos los planos y en todos vuestros cuerpos.
 Ya existe en esencia; ahora es tiempo de manifestar plenamente la energía de la unión, y esto se expresa en vuestros cuerpos densos a través del nuevo código genético.

sigue en parte 2


 http://saikumisterios.blogspot.com.ar/



 


Saiku





 
Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

3 comentarios:

  1. Y qué más? cómo voy a la 2da parte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://saikumisterios.blogspot.com.ar/2015/06/transformaciones-y-sintomas-producidos_2.html

      Eliminar