Geometría Sagrada, Armonía y Evolución

Resultado de imagen para Geometría Sagrada, Armonía y Evolución

Toda forma, color, sonido o aroma de la
madre naturaleza, contiene, inherente a ella,
un mensaje subliminal, un código
consustancial y constante que nos activa el
proceso de evolución y expansión; se trata de
un mensaje que activa nuestra memoria
ancestral, nuestra propia armonía
metabólica, nuestro equilibrio psicológico,
por tanto estimula, desarrolla o expande
nuestro espíritu. 

La contemplación de la
belleza, la armonía y los fenómenos
naturales, afecta, incide, sintoniza y modifica
nuestra conciencia y nuestra alma, vista
como almacén de luz, como sustrato de
información, como conciencia y como
almacén de evolución y madurez.

Observemos por un momento los cristales y
su forma ordenada de crecimiento. El estudio
de las particiones homogéneas del espacio y
la teoría de redes de puntos, generan la
ciencia de la Cristalografía, un verdadero.
encuentro entre la química molecular, la
geometría y los fenómenos de la simetría.


Las redes fundamentales que se encuentran
en los cristales se llaman redes isótropas, por
ser homogéneas en su estructura lineal y
angular. Los cristales tan solo pueden crecer
en base a tres patrones geométricos: el
triángulo, el cuadrado y el hexágono, y
ningún otro patrón. Veremos también que
solamente los polígonos regulares, cuyo
ángulo en el vértice sea un múltiplo de 360º,
son los únicos válidos para el crecimiento y la
cohesión de los cristales; es decir, tan solo los
polígonos con ángulos de 120º, 90º, y 60º,
son los patrones básicos del misterioso reino
mineral.
Las diferentes configuraciones de los cristales
que genera la Naturaleza son estados de
equilibrio estables que vienen determinados
por una causalidad muy rigurosa y
matemática. Todas las formas y colores de
las piedras, cristales y gemas, se producen
por las reacciones químicas de los diferentes
elementos simples de la naturaleza. Estas
reacciones son una tendencia de los
electrones a combinarse según disposiciones
concretas y estables. Pero la geometría que
contienen es muy determinada e invariable,
en una red cuadrada, triangular o hexagonal,
pero jamás pentagonal, por ejemplo.


Resultado de imagen para Geometría Sagrada, Armonía y Evolución
La simetría 'pentagonal' está clara y
únicamente relacionada con la vida orgánica,
o sea el reino vegetal, el animal y el humano;
sin embargo, la forma 'hexagonal' está
especialmente asociada a la vida inorgánica,
el reino mineral. Incluso los cristales del
agua, del hielo, de la nieve, se generan en
forma invariablemente hexagonal. 

Una cita
interesante del propio Matila C.Ghyka en su
libro 'La estética de las proporciones' nos
dice: Tanto en el caso de los animales como
en el de las plantas, parece existir una cierta
preferencia por la simetría pentagonal, una
simetría claramente relacionada con la
sección áurea y desconocida en el mundo de
la materia inerte...



Sin embargo, el hexágono es un polígono
que, además de ser propio de los cristales,
también puede verse puntualmente en los
animales y en los seres humanos; aunque,
recordemos, jamás en las plantas. Los tejidos
vivos producen configuraciones dinámicas
siempre de simetría hexagonal, igual que
ocurre con la forma espiral (el gran
patrimonio de la vida). La red hexagonal se
encuentra en algunos tejidos celulares, como
por ejemplo en el ojo de la mosca, en las
colonias de madréporas y en las celdillas de
las abejas. Un panal hecho por abejas es un
patrón de relaciones armónicas, una red de
hexágonos perfectamente elaborados y
calculados que, además, comparten sus
lados; esa es una pequeña muestra de la
sabia arquitectura del mundo de esos
insectos.


En la morfología idónea del reino animal
también la geometría y disposición de líneas
de fuerza en cada una de sus partes,
predispone a la aptitud y el rendimiento de
cada uno de los animales. La aptitud idónea
de un animal y otros seres vivos, está
relacionada por un lado, con condiciones
puramente estáticas: su resistencia,
equilibrio y estabilidad. Por otro lado
también se relacionan con sus condiciones
dinámicas de ligereza, distribución de peso,
resistencia al aire o al agua, etc. Los
animales, sobre todo pájaros y peces,
satisfacen por completo estas dos
condiciones tan exquisitamente estáticas y
dinámicas a la vez. Esa es la principal razón
por la que su aspecto formal nos produce una
sensación tan armoniosa y sana. Las plantas
satisfacen también, en su estructura y
distribución, las mejores condiciones de
forma y resistencia en relación con su
crecimiento y ciclo vital. 

Recordemos por un
momento el peso de ciertos frutos que
soportan sabiamente algunos frágiles tallos.
En esta pequeña revisión de la geometría
'natural', más allá de la geometría euclidiana
y dentro ya de la armonía de las líneas
curvas, no podemos olvidar la forma
inherente a todo crecimiento: la forma
espiral. Entre las espirales logarítmicas, que
se basan también en la razón matemática del
Número de Oro, podemos distinguir tres
espirales diferentes que se repiten en la
naturaleza: la espiral que crece por pulsación
radial, la de pulsación diametral y la de
pulsación cuadrantal. Podemos decir que la
forma espiral, especialmente la espiral
logarítmica, es un esquema de crecimiento y
de vida caracterizado también por una
progresión del Número de Oro, la constante
1,618033….

Resultado de imagen para Geometría Sagrada, Armonía y Evolución
Geometría Sagrada,
Armonía y Evolución

Por Marta Povo



No hay comentarios:

Publicar un comentario