EL SECRETO DE LAS PIRÁMIDES.





Hace pocos años, el Premio Nobel de Química, Linus Pawling, desveló la estructura de la Gran Pirámide de Keops revela la misma forma que la molécula del agua, y que una formación cristalográfica semejante sólo está representada en la naturaleza por el carbono puro, el diamante. Carbono y agua, los dos elementos fundamentales de la vida. 
Otros van más lejos, afirmando que sus 204 hiladas de piedra coinciden con el número de huesos del esqueleto humano. 
Pero ha sido el ingeniero norteamericano Christoffer Dunn, en su obra “Las nuevas tecnologías de Egipto”, quién después de 21 años de investigación contrastada con numerosos físicos, ha revelado el gran enigma de su construcción.
La Gran Pirámide de Keops (G.P.) no es un monumento levantado sólo para dar testimonio de la existencia de una cultura sumamente avanzada en el pasado. 

Su propósito básico era la producción de energía eléctrica… fue la mayor y más perfecta central energética que ha existido en el Mundo. A partir de la energía mecánica (vibratoria) de La Tierra, lograron amplificarla mediante resonadores en La Gran Galería, dirigiéndola a través de filtros hacia La Cámara del Rey. 
Esta cámara recubierta por granito con una pureza en cuarzo superior al 55 % de contenido, y con cinco cámaras superiores llamadas erróneamente “de descarga” (con 42 vigas de granito de 72 Tm, cada una), transformaban, dado el efecto “piezoeléctrico” del cuarzo, la energía mecánica en eléctrica.
No satisfechos únicamente con este primer efecto, produjeron químicamente grandes cantidades de hidrógeno en la cámara de la Reina. 

Cuando la energía eléctrica del cuarzo interactuaba con los átomos de Hidrogeno en la Cámara del Rey, se producía una emisión de microondas a través de uno de los conductos de “aireación”. 
La Tierra es un planeta todavía joven que produce una gran cantidad de energía mecánica que normalmente se descarga bruscamente a través de las placas tectónicas, provocando los clásicos terremotos. 
La G.P. fue construida aprovechando esta energía gratuita y no contaminante. 
Y aquí está el mensaje de futuro más claro para la Humanidad, en un mundo que precisa fuentes de energía con urgencia para sobrevivir, y que además sean baratas de coste y no produzcan desequilibrios en el Orden Natural. 
Una energía que podemos conseguir a través del hidrógeno (superabundante dado que se puede producir por electrólisis del agua) y la energía mecánica de La Tierra. La demostración práctica del poder de captación de la energía mecánica por parte de la G.P. es fácil. 
Sólo basta con construirse en casa una pirámide de cartón, en la que el perímetro de la base dividido por el doble de la altura sea igual a Pi, orientar una de sus caras al norte magnético, y observaremos un fenómeno curioso: todo lo que contenga en su interior queda automáticamente deshidratado. 
Todo tipo de alimentos queda momificado, sin ningún signo de descomposición. 
Las hojas de afeitar pueden durar, meses y meses, sin perder su afilado, ya que se evita la oxidación del metal. 

A medida que se van desentrañando unos misterios, se nos van apareciendo nuevas incógnitas.
La lección es clara: Sólo hay que aprender a leer el pasado, para conocer cual es nuestro camino en el futuro.
 





SAIKU

No hay comentarios:

Publicar un comentario