CONFEDERACIONES ALIENÍGENAS





En nuestra galaxia tenemos tres grupos de confederaciones. Los términos que utilizaré para describirlas fueron originariamente canalizados por Duncan Cameron a partir de su fuente de información. Estos grupos son los neverones, la Confederación Galáctica, y los leverones.
El grupo neverón en realidad es sólo un nombre para la Confederación Pleyadiana, a la que ya me he referido. A veces considerados «los buenos», tienen una política estrictamente de no interferencia.
La Confederación Galáctica podría equipararse con las Naciones Unidas que tenemos en la Tierra. Consiste en muchos grupos diferentes que se aliaron para formar una confederación de planetas. Son bastante neutrales y también tienen una política de no interferencia derivada de la Confederación Pleyadiana o neverones, pero no tan rígida. Mientras que los miembros de la Confederación Galáctica tienen un código que les permite interferir para mantener el equilibrio o salvar a uno de los suyos, el código de no interferencia pleyadiano es absolutamente incondicional. Aunque los pleyadianos perdieran un crucero de combate en este planeta, tendrían prohibido hacer volar una ciudad para recuperarlo. Lo más probable es que enviaran refuerzos para destruir la nave y que no pasara así a otras manos.
El tercer grupo es el de los leverones. Duncan en realidad canalizó una palabra larga y de grafía complicada, pero yo utilizo la escritura fonéticamente más sencilla de «leverón». La palabra

«Leviatán» (que etimológicamente se remonta a la palabra «serpiente») se deriva de este grupo llamado los leverones.
Representan el arquetipo del diablo o de un ser extremadamente destructivo. Son el lado negativo. Pisotearán a las personas para conseguir lo que quieren y pondrán en práctica la idea de que el fin justifica los medios. La de Draco Major, en la constelación de Orión. Es por eso que a veces se llama a los leverones la alianza de Orión.
También existe un grupo de pleyadianos conectados con la alianza de Orión. Son los rebeldes y los luchadores, pero son ferozmente protectores con sus compañeros pleyadianos. En realidad hay tres grupos de pleyadianos. En primer lugar están los pleyadianos arianos, de donde procede el término «ario». Son filósofos, pensadores y soñadores. Algunos de ellos no lucharán jamás, bajo ninguna circunstancia. Los pleyadianos de Alderón son seres de acción. También pueden ser reflexivos, pero su orientación es hacer cosas. Este nombre también fue utilizado en la película La guerra de las galaxias. Son como un punto medio entre los filósofos arianos y los soldados, que forman el tercer grupo: los pleyadianos de Aldebarán. Normalmente se les llama los pleyadianos negativos. Son los que se pusieron en contacto con Hitler y le enviaron a proteger y a fomentar la raza aria. Pensaban que estaban protegiendo a sus hermanos y se sabe que en ocasiones han llevado sus intenciones a puntos extremos. Aunque los de Aldebarán son pleyadianos, están más cercanos al grupo de Orión. No siguen religiosamente el código de no interferencia de los otros grupos pleyadianos y podrían venir a este planeta para rescatar a un pleyadiano perteneciente a cualquiera de los otros dos grupos.
Desconozco la constitución de los draconianos, pero existen por lo menos tres versiones diferentes. Algunos de la alianza draconiana tienen un aspecto muy humano. No todos tienen rasgos reptilianos o insectoides.
Con las diferentes intenciones a las que me he referido, es obvio que existen conflictos en el universo. Está la Alianza Pleyadiana que no quiere interferencias de ningún tipo. Después la Confederación Galáctica, que desea una interferencia condicional. Por último están los leverones u oriones, que quieren una mayor interferencia, dirigirlo todo y anexionar la Tierra al imperio draconiano. Todo ello da como resultado la lucha básica que vemos aquí: la batalla por el planeta Tierra. Se trata de algo que va penetrando de manera muy sutil por todo el tejido cultural de la sociedad, por ejemplo en el aire que respiramos, los alimentos que comemos, los vehículos que conducimos, el dinero que utilizamos, los espectáculos que contemplamos, la música que escuchamos, los políticos a quienes votamos, y todas las demás cosas.
Dicho con palabras sencillas: no dejan que la vida sea libre en la Tierra para que evolucione a su propia manera. Existe la interferencia y el entrometimiento. Un grupo quiere controlar a otro y algunos no se detendrán ante la posibilidad de utilizar medios violentos para conseguir sus objetivos. Ello nos lleva a la manera más siniestra que existe de someter a la población terrestre: la abducción y los implantes.

ENCUENTRO EN LAS PLÉYADES
De Preston B. Nichols

http://saikumisterios.blogspot.com.ar/



SAIKU

No hay comentarios:

Publicar un comentario