CONTACTOS: PARA DISCERNIR:


   1.- Si el contacto recibido te adula o te trabaja el ego, no es real y además te lleva a una alteración de la personalidad.

   2.- Si el contacto juzga a otro presente o ausente, no es real y en todo caso sería de entidades bajas.

   3.- Si el contacto te cita y no acuden, es mejor dejarlo y aceptar que todo ha salido de tu subconsciente. Los extraterrestres, si son superiores, no mienten jamás; si citan, acuden.

   4.- Si el contacto divide, jerarquiza o discrimina en cualquier forma, no es verdadero y hay que replantearse el tema o detectar que se está ante un cuadro psicológico.

   5.- Si el contacto habla de cosas insulsas o banales, o dice que "hay que amar" o "hay que ser justos", etc, etc... para esto no necesitamos seres extraterrenos; estas recomendaciones ya figuran en todos los textos sagrados.

   6.- Si el contacto te inclina a seguir a un maestro, a un dios o a un arquetipo de la divinidad no es justo puesto que los extraterrestres pasan de "nuestros dioses de carne" y no priman a unos sobre otros. Su mensaje habla de contenido; es decir "priman el mensaje no el mensajero".

   7.- Si el contacto invita a vivir en comunidad o inclina los afectos o interfiere en la libertad de cada uno a vivir, a vestir, a sentir o a determinar su forma emocional o psíquica de la vida; no es bueno. Ellos, como el ser evolucionado de la Tierra sabe, no pueden alterar el libre arbitrio de las personas.

   8.- Si se busca el contacto sin ton ni son, sin ton ni son se reciben las informaciones, normalmente de uno mismo y no de los seres del espacio que no están a nuestro servicio ni tienen que descolgar el teléfono cuando a nosotros nos da la gana.

   9.- Si el contacto es muy largo y lleno de conceptos, ¡ojo!, casi todo es producto de tu inconsciente puesto que el fenómeno telepático de contacto es un impulso corto, a medio camino entre lo emocional y lo sensorial que llega en forma de estímulo y luego es el cerebro el que elabora el proceso lógico. Y es en este proceso de elaboración lógica donde entran los parásitos mentales tuyos, tus prejuicios y tus inclinaciones culturales y preconceptos.

   10.- Si el contacto es desinteresado, de altura, con informaciones trascendentes, no serviles y que ayudan o tratan de ayudar a uno mismo y a los demás, primero hay que discernirlo, segundo separar lo que es obvio y por último darlo a conocer desinteresadamente.

   El contacto telepático además de ser casi siempre un fenómeno de prosopopesis o desdoblamiento de nuestra personalidad, recoge en los pequeños casos un porcentaje muy pequeño de realidad y un porcentaje altísimo de parásitos mentales nuestros. Los verdaderos mensajes no son palabras sino estímulos sensitivos que a su vez el cerebro elabora. Desde el estímulo al subconsciente hay un camino enorme, y del subconsciente al consciente otro tanto, a la vez que desde el consciente al área premotora de nuestro cerebro siguen caminos distantes que nosotros consideramos instantáneos pero que en realidad ofrecen intrincados laberintos en los que se acoplan las influencias sensitivas externas y los preconceptos morales, éticos, religiosos o culturales que al final consiguen que la emisión telepática se convierta en una novela contada por el contactado y no por el extraterrestre que tan sólo emitió un pensamiento fijado en una sensación. Por norma y como antes dijimos, ¡dudad!, ¡dudad siempre de las emisiones telepáticas, bien sean recogidas por psicografía, ouija o en reunión grupal. Siempre, siempre y en más o menos porcentaje, hay interferencias del receptor.

   Si el extraterrestre es realmente superior, sabe de todo esto y de nuestras limitaciones, y si su contacto es bueno y objetivo no tendrá inconveniente en presentarse físicamente o dejar sin lugar a dudas una información precisa y coherente.

   Lo que en realidad ocurre normalmente es que nosotros, en nuestro afán de conseguir contacto, nos ponemos a enviar sondas mentales al espacio y cuando pensamos que éstas son respondidas caemos en nuestra trampa puesto que el mensaje en el 99% de los casos es simplemente de nuestro subconsciente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario