Limpieza energética del hogar:

Resultado de imagen para Limpieza energética del hogar:

Detectar los rincones problemáticos
 un lento y atento recorrido por todas las estancias de su hogar, prestando especial atención a los rincones, los pasillos, la iluminación, la amplitud, la limpieza y el ambiente que se respira en cada habitación le revelará muchas claves para descubrir cómo ‘respira’ su casa….
Comience a caminar sin prisa, sin interrupciones. Procure empezar esta tarea en estado de relajación, como algo divertido y estimulante…
Tome un cuaderno y un lápiz o bolígrafo para apuntar todo lo que se le ocurra. Anote los desperfectos, las cosas que necesitan reparación o una capa de pintura, los rincones o los objetos que ya no le gustan, los que, al contrario, deberían lucir más… en fin, cualquier cosa que en el futuro pueda servirle para mejorar
su casa.

Lugares clásicos con problemas
-Localice los rincones — detrás de las puertas, bajo los sofás, entre la cortina y el suelo… — donde la porquería tiende a acumularse.
-Esquinas sobresalientes o ‘puntas’ de muebles que parecen amenazarnos.
-Esquinas entrantes donde la energía tiende a estancarse.
-Zonas donde reina el desorden (también dentro de cajones y armarios).
-Rincones a donde no llega la luz natural ni la ventilación cuando se abren las ventanas.
-Vigas en el techo o columnas.
-Escaleras
-Cuartos de baño
-Techos inclinados.
-Zona con acumulación de cables y aparatos eléctricos.
-Preste atención a los detalles que normalmente pasan inadvertidos, como los ramos de flores de plástico llenas de polvo, las lámparas que acumulan telarañas o la parte superior de los armarios, donde crecen las pelusas.

 ELIMINE…las armas colgadas en la pared, las máscaras de imagen amenazadora, cualquier referencia a la
sangre, la violencia y la muerte (animales disecados, cuernos de animales cazados, calaveras, crucifijos con la imagen de Cristo
sangrando y sufriendo, imágenes de vírgenes que lloran o sangrano cualquier cuadro, dibujo o escultura con este tipo de motivos).

-La presencia de piedras en casa no es inocente. Aunque están de moda y son realmente bellas, pertenecen a la tierra y traen de ella fuertes energías que no sabemos controlar. Es mejor dejarlas en el jardín.

El arte y los objetos decorativos que decoran nuestro hogar tienen un papel fundamental en la energía que se respira en él.
Mirémoslos con atención y anotemos qué sensaciones nos dan, si todavía nos gustan o, por el contrario, ya no les encontramos sentido.

Luego anote el estado en el que se encuentran los textiles
(cortinas, alfombras, edredones, colchones, cojines, mantas, almohadas…).
Tenga en cuenta que los textiles son especialmente sensibles a la
acumulación de energía. Las cortinas, edredones, cojines y alfombras, en general, no se limpian con la misma frecuencia que otros textiles que utilizamos a diario, como las sábanas, las toallas o los trapos de cocina. De ahí que debamos fijarnos en su estado, pues es muy probable que lleven meses o años sin que nadie se fije en ellos, quizá hayan acumulado polvo, estén criando bichos o constituyan un hábitat perfecto para arañas, moscas y demás inquilinos no deseados..

Conforme vaya recorriendo su casa y anote las cosas que le resultan llamativas, urgentes o pendientes, recuerde que la energía de la casa le alimenta a usted, pero también ocurre a diario el proceso contrario, es decir, es usted quien alimenta la energía de su casa constantemente. De esta forma, las cuestiones pendientes que detecta en su casa pueden ser el
espejo de cuestiones pendientes también en su vida, en su trabajo, en sus relaciones, en su estado económico, en su cuerpo o en cualquiera de las manifestaciones energéticas de usted mismo.

Será necesario realizar una limpieza energética del espacio si:
-está a punto de mudarse a una casa anteriormente habitada por otras personas o acaba de hacerlo.
-una persona ha fallecido en su casa.
-alguien ha convalecido de una larga enfermedad.
-siente que su casa le aplasta, le colapsa o le deprime.
-tiene la sensación de que nada más entrar en casa se le encienden malos
sentimientos, llanto, ira o accesos de violencia.
-se siente nervioso, inquieto, duerme mal y hasta le falta el aire


Métodos para detectar cómo está la energía de nuestro hogar
Muchas veces las motivaciones no son tan obvias y, pese a todo, uno tiene la sensación de que una limpieza energética renovará y mejorará la situación.
Para comprobar hasta qué punto su casa le está pidiendo uno de estos rituales puede hacer alguna de las siguientes pruebas:
PRUEBA 1:
-coloque sal fina y agua en un pequeño recipiente de porcelana sin tapa (platillo o bol) y déjela reposar en casa durante una semana.
-transcurrido ese tiempo, observar cómo ha cristalizado la sal.
-si adopta formas irregulares, es necesaria la limpieza.
-terminado el experimento, debemos tirar la sal por el inodoro o
bien enterrarla o quemarla, pero nunca la tiraremos a la basura.
-lavar el recipiente de porcelana dejando correr el agua durante un buen rato.
-no utilizar después este plato o bol para comer, reservarlo para otros usos.
PRUEBA 2:
-comprar un vaso o copa de cristal nuevo.
-enjuagarlo con agua.
-llenarlo con agua, sal fina y vinagre blanco a partes iguales.
-dejarlo reposar durante siete días.
-observar el resultado: si el líquido está oscuro o tiene burbujas indica que es necesaria la limpieza ritual.
PRUEBA 3:
-partir un limón por la mitad
-ponerle sal gorda encima
-dejarlo reposar durante siete días
-si pasado ese tiempo está más o menos seco, pero mantiene su forma y su color, no será necesaria la limpieza
-si aparecen hongos, moho o se pone verdoso, la limpieza es necesaria.

Horas antes de la limpieza ritual
Algunos especialistas en este tipo de asuntos recomiendan prepararse física y mentalmente para la limpieza desde la noche anterior.
Entre sus consejos están:
-la víspera cenar ligero y sano y acostarse pronto
-despertarse muy temprano, mejor antes del amanecer para aprovechar la energía más fresca y vital de la mañana
-nada más levantarse darse un baño de agua con sal durante veinte minutos para purificar el cuerpo
-si no tiene bañera, puede ducharse haciéndose friegas con sal por el cuerpo
-ponerse ropa cómoda (hay quien recomienda que sea blanca) y quitarse todas las joyas
-realizar primero una limpieza tradicional de la casa


Resultado de imagen para Limpieza energética del hogar:

Y recuerde que no debe iniciar estos trabajos a menos que se encuentre perfectamente bien, tanto física como anímicamente.
Si tiene un mal día, acaba de discutir, un grave problema le aflige o se siente enfermo, deje el ritual para otro momento, pues sólo conseguiría transmitir sus sensaciones de malestar a toda la energía de su casa.
La importancia de la Luna
La mayoría de los rituales mágicos tienen muy en cuenta a la Luna, como generadora ella misma de potentes energías que pueden determinar el resultado de nuestro trabajo ritual.
Veamos qué influencia puede tener el satélite en la consecución de nuestros objetivos.
-Luna creciente: es perfecta si lo que deseamos en emprender un proyecto (estudios, negocio, relación…) que queremos que siga creciendo y expansionándose. También cuando tratamos de atraer algo hacia nosotros.
-Luna menguante: es la adecuada cuando lo que deseamos es que algo en nuestra vida disminuya. Por ejemplo, un dolor físico o psíquico, la violencia, la influencia de alguien negativo o cualquier adicción. Se utiliza también cuando lo que queremos es repeler o alejar algo de nuestras vidas.
-Luna nueva: cuando la Luna nueva ya se ha hecho presente comienza sutilmente el período creciente. Este momento simboliza el principio de algo, los primeros pasos. Sin embargo, hay que evitar realizar cualquier clase de ritual en los tres días anteriores a la Luna nueva, porque simbolizan la muerte, el final, el letargo total.
-Luna llena: tampoco es aconsejable realizar rituales durante la Luna llena, porque simboliza la plenitud, el final de un ciclo de crecimiento, la cúspide, lo realizado. Sólo es positiva si lo que queremos es potenciar nuestras capacidades extrasensoriales.

Tenga en cuenta estos detalles

-Asegúrese de escoger un día en el que se encuentre pletórico de fuerza y
de energía. No realice la limpieza ritual si está enfermo, angustiado o
malhumorado.
-Recuerde que la limpieza debe hacerse comenzando por el fondo de la
casa y dirigiéndose hacia la puerta de entrada.
-Desconecte el teléfono y asegúrese de tener sólo para usted al menos dos
horas de tiempo sin interrupciones ni visitas.
-Antes de empezar y mientras se prepara es bueno poner música fuerte o
recorrer la casa dando palmas.
-Mientras realice la limpieza, debe mantener cerradas las ventas y las
puertas exteriores, pero abiertas las puertas interiores de toda la casa,
además de las puertas de los armarios y los cajones, para que la energía
estancada y vieja salga de ellos.
-Cuando realizamos una limpieza ritual hay que saber que no se debe
pasar dos veces por el mismo sitio, es decir, no hay que retroceder ni repasar
lo que ha hemos limpiado. Hay que avanzar siempre hacia adelante (la puerta principal).
-Al terminar, abra todas las puertas exteriores y las ventanas, para dejar
salir la energía vieja y airear durante un rato.
-Eche su ropa a lavar y dese una ducha para liberarse usted también de la
energía antigua que se le haya podido quedar prendida del pelo, las uñas o

la piel.


No hay comentarios:

Publicar un comentario