UN CASO BIEN DOCUMENTADO DE REENCARNACIÓN.

Jette Toft


Es cierto que esta historia tiene ya unos años, pero no deja de ser tremendamente interesante. En el mes de marzo de 2003, un periódico riojano (de la Comunidad Autónoma de La Rioja, España), publicó un caso que, lejos de llamar la atención del resto de medios, no traspasó las fronteras de Autol, localidad donde supuestamente ocurrió todo. Según se mencionaba, una señora que acababa de llegar, nativa de Dinamarca, estaba totalmente segura de haber vivido en España en otra vida. Aunque pueda sonar descabellado, los datos que proporcionó pudieron documentarse, impresionando a muchísimas personas…

Durante una mañana del mes de febrero de 1995, el alcalde del municipio de Autol, Valentín Jiménez, recibió una llamada desde Dinamarca. Era la señora mencionada anteriormente, la cual mostró su interés por acudir al lugar con un programa de televisión de la cadena Strix (muy relevante en Dinamarca), que se encontraba realizando un especial sobre la reencarnación. Según sus palabras, ella ya había vivido en esa localidad en otra vida, cientos de años atrás. Al encontrarse con dificultades de comunicación debido al idioma, tanto el alcalde como la señora decidieron verse en persona.

Si bien Valentín Jiménez se quedó algo confuso tras la conversación telefónica, preguntándose si había entendido bien lo que le explicó la mujer, no tardó en preparar la visita de la mejor manera posible. Contrató a una intérprete llamada Maite Martínez, profesora de inglés del municipio, la cual acabó convirtiéndose en una testigo imprescindible de todo el - aparentemente imposible - caso. Una vez estuvo todo en orden, la mujer llegó a Autol en un coche con las lunas tintadas y, para más inri, llevaba los ojos vendados mientras esperaba en el asiento trasero.


Jette Toft

Se bajó del coche una redactora del canal Strix, encargada de explicar con más detalle la razón de dicha visita. Al final, el caso de Jette Toft resultó ser uno de los más impresionantes nunca vistos relacionados con la reencarnación. La mujer aseguró haber soñado desde niña con unos padres que no eran los suyos, al igual que con otras calles e incluso otras costumbres, como si estuviera inundada de una sensación constante de “déja-vu”. Tras ser sometida a una regresión hipnótica, Toft comenzó a hablar casi en trance sobre unos olivos, un molino, un pueblo pequeño de la península Ibérica, y sobre un alcalde llamado Gerardo González.

Además, también estaba segura de recordar el apellido que tuvo en aquella otra supuesta vida, Beamonte. Con todos los datos recopilados, el equipo de televisión de Dinamarca comenzó a buscar la localidad en Andalucía, sin embargo, y tras semanas de búsqueda, ninguna localidad parecía tener relación con la información que había proporcionado la mujer. No obstante, tras algunas sesiones de hipnosis, Jette Toft dio un dato que resultaría decisivo en su búsqueda. Habló de una ermita en la que se encontraba la Virgen de la Nieva, y de haber vivido allí durante la década de 1850.

En definitiva, recordaba fragmentos inconexos, pero estaba segura de haber vivido en un sitio muy lejano a Dinamarca. Además, sabía dónde estaban las cosas, los edificios, recordaba nombres, otros datos precisos…etc. Más tarde, según dijo el programa de radio Milenio 3, se confirmó que el nombre de uno de los alcaldes que dirigieron el pueblo antiguamente era, efectivamente, Gerardo González. El momento más curioso llegó cuando, mientras Toft paseaba por el pueblo, conoció a una anciana cuyos padres vivieron en Autol en la misma época que recordaba ella.

Como podía ser de entender, algunas personas que acudieron a la “entrevista” como representantes del pueblo, se mostraron escépticas. Llega una mujer de Dinamarca a un pueblo recóndito de España, diciendo que recuerda totalmente haber vivido allí durante la década de 1850, ofreciendo datos precisos… suena extraño no, extrañísimo. De hecho, algunos presentes pensaron que, quizás, podría haber descrito todo tan bien debido a alguna visita que pudo realizar anteriormente, o alguna otra explicación posible.

Sin embargo, todo eso pasó a un segundo plano cuando, algunos meses después, y revisando la documentación municipal en el ayuntamiento de Autol, así como una gran cantidad de registros históricos, descubrieron que en 1826, aparecía inscrita una niña llamada Nicanora Beamonte. Es por eso que este caso ha sido estudiado muchas veces por los expertos en estos temas, dando lugar a todo tipo de conjeturas, teorías y afirmaciones. ¿Será verdad que esta mujer fue aquella chica nativa del pueblo de Autol, en La Rioja? No cabe duda de que es uno de los casos de reencarnación más impresionantes y precisas jamás documentados.

Fuente: Imgur/paraloscuriosos


No hay comentarios:

Publicar un comentario