HECHOS SUPUESTAMENTE FORTUITOS

Diariamente en diversos lugares del mundo suceden hechos aparentemente fortuitos que cambian el rumbo de muchas vidas, que obliga a sus protagonistas a considerar la posibilidad de que una “inteligencia superior” organiza la realidad que habitamos.


Resultado de imagen para imagenes incomprensibles

Pasemos a los hechos:



El astrónomo galo Camille Flammarion, destacò el episodio vivido por el poeta

 Emile Deschamps que arranco en su infancia. El niño probò en, Orleans por primera vez un budín de ciruela que había sido cocinado para un tal Fontgibu a quien ni conocía. Diez años mas tarde caminando por el bulevar Poisonière de Parìs, Deschamps viò en el escaparate de un restaurante un budín de ciruela que tanto le gustaba por lo que decidió entrar para pedir una porciòn. Cuando se sento y realizo el pedido, la propietaria le dijo que debía esperar, se acerco a la mesa en que estaba otro parroquiano y le pregunto “Señor Fontgibu, ¿Tendrìa usted la amabilidad de compartir su budín de ciruelas con este caballero?”

Pero la historia, no finaliza aquí, Deschamps no supo nada mas de este Señor Fontgibu. Hasta que unos años despuès unos amigos suyos de Parìs le invitaron a cenar. Todo transcurría con apacible “normalidad”, hasta que la anfitriona anuncia en voz alta que como postre se van a  deleitar con un budín de ciruelas. Entonces el poeta risueñamente se explayò en el relato del excepcional suceso de tiempo atrás, afirmando “no me extrañarìa que el Sr Fontgibu acudiera a la cena”. Pues bien mientras se servìa el postre, alguien llamò a la puerta del inmueble. Y era el anciano Señor Fontgibu que había sido invitado a otro apartamento del mismo edificio y  por error había confundido con este.


Azar, casualidad, coincidencias, causalidad, sincronicidad…sigamos con otro relato....



El conocido actor Anthony Hopkins relata algo que le sucedió, cuando le propusieron un papel en una película basada en el libro de George Feifer, “The girl from Petrovka”, se empeño en leer la obra pero en todas las librerìas de Londres que fue,  estaba agotado. Tiempo después yendo en el Metro de Londres en el asiento de al lado un libro estaba abandonado ,lo levanto y era “The girl from Petroka”. Se trataba de una edición llena de notas adicionales en los márgenes. Lo cual le sirvió especialmente para su papel. Dos años después cuando se comenzó a rodar el film y estando en el estudio de grabación descubrió, que el dichoso libro era de George Feifer a quien pudo restituir el libro viajero.
Algunos dicen que el punto de este escurridizo asunto es el càlculo de probabilidades.
No menos extrañas fueron las circunstancias que rodearon el desembarco de Normandìa.Aquella operación fue uno de los secretos mejor guardados de los aliados y a cada clave del plan se le diò un nombre falso: la invasión Overlord,las playas donde se desembarcarìa Omaha y Utha,a la vanguardia de los barcos se la llamò Neptune y a los puertos Mulberry.Durante los 33 dìas previos a la invasión, todas estas palabras aparecieron en los crucigramas en los crucigramas del Daily Telegraph de Londres, lo que hizo sospechar de un espìa nazi en la redacción…que nunca existió.

Extraido de la revista Mas Alla de Nicholas Green.Por último en el editorial de la misma revista relatan este otro hecho:


“El 28 de julio de 1900 el rey Humberto I de Italia cenò en un discreto restaurante de Monza, antes de asistir a un campeonato de atletismo que tendría lugar al dìa siguiente. El dueño del restaurante atendìo en persona al monarca y entablo una curiosa conversación con èl. Lo primero que llamò la atención del ilustre huésped fue la semejanza física entre ambos, que resutaron ser como dos gotas de agua. Es mas ambos se llamaban Humberto, habían nacido en Turìn  el mismo dia y se habían casado el mismo dìa, del mismo año, con sendas mujeres llamadas  Magarita. El Rey se intereso vivamente por este sujeto, y lo invito a que lo acompañara en los actos oficiales del dìa siguiente. Sin embargo el dueño del restaurante faltò a la cita.Segun le informó el ayudante a su Rey el hombre había sido asesinado de un tiro. Momentos después un anarquista llamado Bresci tiroteaba también al Rey  Humberto I hiriéndole de muerte.”

IMPRESIONANTE!!! ¿O NO?

No hay comentarios:

Publicar un comentario