EL FLUJO DE RAYOS CÓSMICOS SIGUE AUMENTANDO A MEDIDA QUE EL CICLO SOLAR FINALIZA

CosmicRay-640x356


cosmicrays_mar15_jan16
En la gráfica, las mediciones del monitor de neutrones de la Universidad de Oulu son trazados en rojo mientras que las mediciones de rayos X y rayos gamma de California se indican en gris. El acuerdo entre las dos curvas es notable. Esto significa que la intensificación de los rayos cósmicos se está haciendo sentir no sólo en los polos, sino también sobre las latitudes más bajas, donde el campo magnético de la Tierra ofrece un mayor grado de protección contra la radiación del espacio profundo.
Los rayos cósmicos, son acelerados hacia la Tierra por las explosiones de supernovas distantes y otros eventos violentos del universo, son una forma importante de meteorología espacial y climatología terrestre. Pueden sembrar nubes, desencadenar un rayo, y penetrar en los aviones comerciales. De hecho, las mediciones muestran que una persona volando de un lado a otro del territorio continental de EE.UU., sólo una vez, puede absorber tanta radiación cósmica ionizante como de 2 a 5 radiografías dentales. Del mismo modo, los rayos cósmicos pueden afectar a los escaladores de montaña, aviones de gran altitud, y los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional.
Este tipo de radiación es modulada por la actividad solar. Las tormentas solares y CMEs tienden a barrer los rayos cósmicos, lo que hace más difícil que los rayos cósmicos puedan llegan a la Tierra. Por otro lado, la baja actividad solar permite una dosis extra de rayos cósmicos para llegar a nuestro planeta. De hecho, el continuo aumento de la intensidad de los rayos cósmicos es probablemente debido a una disminución en el ciclo solar. El máximo solar ha pasado y nos dirigimos hacia un nuevo mínimo solar. Esperamos que en la actividad solar se produzca un descenso en picado en los próximos años, y los rayos cósmicos aumenten en consecuencia de ello.
 //blog.meteorologiaespacial.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario