Allá por la Lemuria..




En la raza Lemuriana, el centro regente del planeta se situaba en su superficie interior, en la ciudad que correspondía al auténtico centro regente planetario, regido por consciencias cósmicas que en los planos sutiles velaban por el desarrollo armónico del planeta. Este núcleo, conocido como Iberah o Ibez, aunque existente actualmente, fue interiorizado después del fin de la raza humana lemúrica, y sustituido después durante el advenimiento de la raza Atlante por el centro de Shamballah o Agarttha, como la conocen actualmente sus pobladores.

El centro planetario en aquel recién materializado planeta, se estableció para trabajar con la sustancia matriz del mismo y con su propia esencia, el fuego que estaba siendo interiorizado y controlado para que fluyera como la sangre vivificante de la materia planetaria. Pero su energía era demasiado potente para la futura humanidad que no soportaría el contacto directo con la misma…

Hemos de recurrir ahora a José Trigueirinho Neto para conocer su propia definición de esta mítica ciudad:
« Iberah es uno de los núcleos ocultos que sustentaron el desarrollo espiritual del planeta. Antecesor de Shamballa, se formó como centro regente de la Tierra en épocas tan remotas que se las considera legendarias. Sus espejos se proyectan en diferentes puntos de América del Sur, entre ellos: en el centro del Brasil, en la región de la laguna de Iberá (Corrientes, Argentina) y en la región de Viedma (Río Negro, Argentina). [José Trigueirinho Neto; Léxico Esotérico] »

Existen en el mundo físico, áreas especiales donde se facilita la comunicación con civilizaciones suprafísicas intraterrenas, con las que se puede entrar en contacto a través de una percepción sensible que se cultiva mediante el estudio introspectivo y la meditación. Éstos son los denominados centros intraterrenos.

Los principales centros intraterrenos conocidos en esta época y que se han ido trabajando en este taller, son ocho: Aurora, Mirna Jad, Erks, Iberah, Lis-Fátima, Anu-Tea, Andes y Miz-Tli-Tlan.

Estos centros captan, transforman e irradian la Energía Cósmica hacia la vida terrestre. Se vinculan a civilizaciones de elevado grado evolutivo, que desempeñan tareas específicas para lograr el propósito del Plan Divino en la Tierra.

Los centros intraterrenos tienen como punto focal una región determinada, pero se extienden hasta áreas distantes de ella, pues trabajan con energías sutiles que van más allá de la materia. Es por este motivo que trabajamos con las sacerdotisas de cada centro, puesto que son ellas, seres femeninos, seres espejos; las representantes designadas para recibir estas energías provenientes del cosmos, y amplificarlas e irradiarlas sobre la superficie terrestre.

tartessos.info







Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario