TRANSFORMACIONES Y SÍNTOMAS PRODUCIDOS POR LA IMPLANTACIÓN DEL NUEVO CÓDIGO GENÉTICO.




Hay ciertos cambios concretos que están sufriendo muchos seres en sus cuerpos y que se corresponden con las transformaciones que el nuevo código genético está ocasionando.
Es necesario aglutinar ciertos fenómenos que se pueden detectar y comprobar, y es más necesario todavía que los seres autoconvocados repartidos por el planeta sepan que el proceso que están viviendo es el mismo o muy parecido, y que se corresponde con la transmutación hacia el nuevo código genético.
Que no se sientan raros o locos, sino que tomen conciencia de que están
viviendo un proceso de sutilización.
Este proceso está siendo apoyado directamente por Inteligencias Superiores que habitan o trabajan en las naves.
Estos Seres operan SIEMPRE bajo el consentimiento expreso de los espíritus y mónadas de los seres que han de dar un paso evolutivo determinado bajo las Leyes Superiores que se rigen por la libertad, la sabiduría y el Amor.
Así pues, es necesario explicar a nuestros hermanos ciertos procesos que están ocurriendo en ellos para que no se sientan solos o desamparados, y para que esta información les ayude a conectar con su verdadero Ser y el propósito de Servicio que cada uno deberá cumplir en esta encarnación.
Este es un proceso que se da (en los seres que lo hayan aceptado) para:


a. Implantación del nuevo código genético.
b. Apertura de los nuevos centros de energía; reemplazo y activación de éstos, y desactivación de los antiguos:
• Centro coronario, lado derecho de la cabeza. Hemisferio cerebral derecho completo.
• Centro cardíaco, dos dedos hacia la derecha del centro del pecho.
• Centro del bazo (plexo solar). Desplazamiento al costado derecho, hígado (plexo cósmico).
Estos dos procesos son paralelos y han de ocurrir simultáneamente. Es por esto que tan

importantes cambios pueden producir trastornos en todos los planos a los seres que los viven.

Comenzaremos a enumerar y a explicar los procesos más frecuentes en los seres en Servicio, que muchos reconocerán por sí mismos, y que se corresponden con la sutilización de los cuerpo inferiores y la progresiva implantación del código genético:


1. TEMBLORES EN EL CUERPO


Esto ocurre principalmente en el chakra cardíaco, en el centro del pecho. Pero también se pueden producir en el cuerpo, en los brazos, en el cuello y en la cabeza.
Es un temblor muy especial que “nace de dentro”, desde la zona del pecho, y que se expande hacia toda la parte superior del cuerpo. Algunos seres llegan a pensar que ha habido un temblor de tierra.
Hay días y momentos en los que se agudizan más. Se notan con gran claridad cuando la actividad física cesa, por ejemplo el acostarse a descansar, al sentarse, o en los momentos anteriores al sueño.
A veces, pueden ir acompañados de “tics” o movimientos bruscos involuntarios en las extremidades (brazos y piernas).
Estos temblores son producidos por la sutilización energética que están viviendo los cuerpos de los seres y el planeta.
Toda sutilización conlleva una aceleración energética y de esta manera las
vibraciones experimentan diferentes velocidades, sobre todo en el cuerpo etérico, y como consecuencia directa, en el cuerpo físico.
Estos temblores a menudo van acompañados de una sensación de “agrandamiento” o vacío en la zona central derecha del pecho.
El nuevo chakra cardíaco está situado en el centro de la zona
pectoral, unos dos dedos hacia el lado derecho, pero se suele sentir su energía que se expande desde el centro en todas direcciones.
Este nuevo centro energético que se está activando en muchos seres, forma parte muy activa en el proceso de sutilización de energías.
En todo caso, también se pueden sentir fuertemente los temblores en la zona del cuello y cabeza, ya que el centro coronario es el que recibe primero la energía.
Muchos seres están sintiendo estos temblores; muchos más de los que pensáis, y si no, haced la prueba y preguntad en vuestro entorno a los seres que sentís más cercanos en vuestro camino, y comprobaréis sorprendentemente que a muchos de ellos les está ocurriendo lo mismo.
El choque entre las viejas y las nuevas energías produce una descompensación necesaria para el nuevo ajuste energético.
El encuentro de dos tipos de energía, una densa y otra más elevada
vibratoriamente, produce estos trastornos que no son más que reajustes energéticos para la recepción de las nuevas energías.


2. FUERTES DOLORES DE CABEZA


Suelen ser más fuertes en uno de los lados, o justo en la parte superior de la cabeza.
Los dolores en el lado derecho son profundos e intensos y pareciera como si se os “arrancase” algo; otras veces son pinchazos o sensación de que os estuvieran introduciendo algo.
Estos dos procesos se están realizando.
El dolor puede ser general o en forma de profundos pinchazos que en ocasiones pueden llegar a ser muy dolorosos.
Cuando los dolores ocurren en el “casco” de la cabeza, es como si el cráneo se estuviera separando en dos, o como si fuese a reventar.
El otro síntoma, muy frecuente, antes expuesto, consiste en sentir, separadamente, en el lado izquierdo, en el derecho, o en ambos lados a la vez como si se os estuviera arrancando algo.
En todos los casos estas sensaciones se corresponden con la realidad, ya que son la expresión del trabajo energético de ayuda, se procede a “desincrustar” todas aquellas formaciones densas acumuladas por el
descontrol psíquico en la zona de la cabeza, para facilitar la penetración de las nuevas energías, mucho más sutiles.
Por otra parte, los pinchazos o la sensación de expansión, ensanchamiento e incluso de movimiento en la zona craneal, significa la reacción del cuerpo físico ante la recepción de las nuevas energías.
También puede suceder que los huesos de la cara duelan, como por ejemplo, la zona superior de las cejas o los pómulos.
Es como si los huesos se movieran, se expandieran, y pueden llegar a “crujir”. A veces el proceso de sutilización produce ya algunos cambios en el
cuerpo físico, como ocurre en la zona craneal, donde los dos lóbulos craneales se separan físicamente y presentan una hendidura en el espacio intermedio de separación.
Esto les ocurre con mayor intensidad a los seres que están en Servicio en el ramo de recepción de información y telepatía cósmica, pero a todos los hermanos les ocurrirá con menor o mayor intensidad.
Esto se puede observar a nivel físico palpando desde la parte más alta de la cabeza hacia atrás dos dedos.
Ese es el punto exacto de recepción de las energías superiores, y en ese punto justo se puede encontrar una hendidura de separación en el cráneo.
Las energías siguen su camino y pasan después al lado derecho del cerebro que las transmite a su vez al centro cardíaco del lado derecho
que las re-transmite catalizadas al nivel vibratorio requerido en los distintos Servicios.
Estos dolores no son constantes.
Arrecian en determinadas etapas, que corresponden a la expansión de las capacidades de conexión entre los seres y las energías cósmicas.
Hay fases en las que arrecian fuertemente, y otras en las que apenas se notan.
Las molestias en la cara pueden llegar también a la zona de las sienes y a la que corresponde al “tercer ojo”, situada entre las cejas.
También se pueden sentir en este punto en especial, cosquillas, punzadas y una especie de electricidad que vibra con gran velocidad.
También se puede experimentar la sensación de tener un espiral girando dentro de la cabeza o, a veces, parece que toda la cabeza estuviera girando.
También se pueden experimentar cosquillas en diferentes partes de la cabeza, en la zona posterior de ésta, por ejemplo en la zona que va desde la nuca hasta el cuello.
Esta zona, que corresponde a la parte posterior del centro energético de la garganta, es muy importante ahora porque trabaja unida al centro coronario y al pineal en la recepción de las nuevas energías.
Puede ocurrir a veces que el vello se ponga de punta, como una sensación de escalofrío, pero sólo en la parte derecha de la cabeza, o en la izquierda, según los casos.
También puede ocurrir en la nuca y en la zona posterior del cuello.
Estos son los puntos más sensibles en la recepción de energías.
Así mismo, y en contrapartida, cuando los seres en proceso de sutilización decaen en su vibración por la inquietud, la ira, el miedo u otros aspectos desarmónicos de la personalidad, puede también sobrevenir un dolor de cabeza muy profundo y muy fácil de distinguir de los hasta ahora
mencionados.
Este es fruto, al contrario de los ya descritos, de la entrada en una faja de vibración energética más densa de lo habitual, con la consiguiente pérdida parcial de las energías sutiles que alimentan el chakra coronario normalmente, en los seres que se están transmutando.
Todo proceso desarmónico es desagradable y puede llegar a ser muy doloroso.
En él, las energías que vibran armónicamente se desestructuran y pasa un tiempo hasta que se vuelven a estructurar en la armonía y quietud interiores.
Pero esto representa una pérdida grande de energías, y es aconsejable no permitir que ocurra, pues en el nivel de emergencia en el que nos encontramos, las pérdidas energéticas pueden llegar a ser irreparables.
Pero los hermanos que han sentido el dolor de cabeza debido a la entrada de nuevas energías y el que corresponde a la pérdida y desarmonización de éstas los distinguirán perfectamente porque son muy diferentes.
El dolor de la purificación, desincrustación de elementos densos; el que se
siente en los trabajos de expansión del centro energético coronario, o la entrada de energías de gran velocidad vibratoria, son totalmente diferentes al que se produce por el bajón energético que causa ceder a las ataduras densas de la personalidad. Igualmente, cuando se reciben energías puras en exceso para la propia capacidad, se puede notar como si la cabeza fuera a estallar.
En ese caso, puede ocurrir que se haya recibido demasiada energía de una sola vez y no haya dado tiempo o no se haya podido traspasar la energía, impidiendo de esta manera que circule libremente.
Y es que todos somos conductores de energía cósmica, cada uno en un determinado nivel de vibración, y la energía se debe recibir y a la vez traspasar allí donde se requiere.
Este proceso lo realiza la energía por sí misma, pero hay veces que “taponeamos” la conducción y se producen trastornos. Cuando esto ocurra, se solucionará abriendo las palmas de las manos hacia arriba, dejando que la energía circule libremente.
También ocurre que en lugares energéticamente fuertes, se puede “acumular” demasiada energía y se armonizará el proceso de la misma manera.
Hay muchos hermanos que sienten molestias en sus oídos, sobre todo en el oído derecho.
Oyen pitidos muy agudos y profundos, zumbidos en su interior y a veces también pinchazos.

Todo esto corresponde a la sutilización de la energía en la zona de la cabeza, y de los oídos en particular, con el correspondiente desarrollo del hemisferio derecho del cerebro que esto conlleva.



3. MOLESTIAS EN LA ZONA PECTORAL


Las molestias se sienten en la zona central del pecho, algo desviado hacia el lado derecho, que es donde se encuentra el nuevo chakra cardíaco.
Los trastornos pueden ser taquicardias espontáneas, sin haber hecho esfuerzo físico alguno; pinchazos en esa zona unas veces muy fuertes y otras más suaves y, sobre todo una sensación muy fuerte de ardor en el centro del pecho.
También se puede sentir un temblor interior que es como un rugido interno que nace de la zona central y se expande, sobre todo hacia el lado derecho.
También se podrá notar a veces un vacío energético en esa zona y se produce una sensación de estar como “encogido hacia dentro”.
Ese es el vacío energético purificador y constituye la preparación para que las energías puras puedan entrar.
 Otras veces, la sensación es exactamente la contraria, es decir, que el pecho se expande, que se abre, como si se fuera a romper o a estallar, y adquiere una vibración muy rápida, llegando su influencia varios centímetros más allá del cuerpo físico.
Esta es una sensación real que corresponde a la recepción correcta de energías sutiles en el nuevo chakra cardíaco.
Al igual que en la cabeza, existe ahora un sólo centro energético o chakra, como se ha explicado, que ha unido a los dos que existían antes en dicha zona.
El chakra cardíaco se ha movido unos centímetros hacia la derecha en los seres que están siendo sutilizados.
De esta manera, la influencia energética CENTRO-IZQUIERDA de este centro se traspasa al CENTRODERECHA, como ocurre con el centro coronario, quedando así manifiesta la expresión evolutiva de las energías sutiles que reciben los seres.
La expresión centro-izquierda en el chakra coronario, el cardíaco y el plexo solar, ha sido reemplazada por la expresión centro-derecha.
Y es que la izquierda en vuestro plano significa separación-involución y la derecha expresa y representa la unión.
Y es por esto que la expresión de la unión se está implantando en todos los planos y en todos vuestros cuerpos.
 Ya existe en esencia; ahora es tiempo de manifestar plenamente la energía de la unión, y esto se expresa en vuestros cuerpos densos a través del nuevo código genético.

sigue en parte 2


 http://saikumisterios.blogspot.com.ar/



 


Saiku





 
Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

FENÓMENOS EXTRAÑOS

Como si no fuera suficiente con las trombas marinas, los tornados y el granizo, en ocasiones la Naturaleza nos sorprende con fenómenos meteorológicos todaví­a más insólitos e increí­bles.

1)Bombardeo de bloques de hielo: Las tormentas de granizo son eventos meteorológicos frecuentes e indeseados, pero en ciertas oportunidades se ha registrado la caí­da de enormes trozos de hielo desde el cielo, mucho más grandes y pesados que el granizo común. El bloque de hielo más grande registrado hasta el momento midió 17.8 centí­metros de diámetro, casi el doble del tamaño de una pelota de tenis.




Lo que resulta mucho más extraño todaví­a, es que muchos de estos gigantescos bloques de hielo suelen caer aparentemente de la nada, sin nubes tormentosas a la vista. Aunque algunos especulan con que puede tratarse de desprendimientos de hielo provenientes de aviones volando a gran altura, todaví­a no se ha formulado ninguna explicación concreta y demostrable sobre este misterioso fenómeno.

2)Duendes, elfos y chorros azules: Ciertos fenómenos luminosos que se producen en la atmósfera superior han recibido los poéticos nombres de duendes (sprites), elfos (elves) o chorros azules (blue jets). Estos extraños resplandores fueron observados en reiteradas oportunidades por los pilotos de aviones estratosféricos y se catalogaron inicialmente como OVNIs. Más tarde, la Ciencia finalmente los identificó y les otorgó la aburrida denominación grupal de Eventos Luminosos Transitorios (en inglés, Transient Luminous Events o TLEs).

Los “duendes” (sprites) son descargas eléctricas que emiten una luz rojiza y se producen a una altitud aproximada de 80 kilómetros. Sus “primos”, los “chorros azules” (blue jets) son conos de luz azulada que se forman a menor altura que los duendes, a veces al mismo tiempo que los primeros. Estos fenómenos duran normalmente unas fracciones de segundo y están siendo estudiados por los cientí­ficos para descubrir los motivos exactos de su formación.

3)Fuego de San Telmo: A lo largo de la Historia, innumerables marinos afirmaron ser testigos de la aparición de lenguas de fuego incandescente, que “danzaban” sobre los mástiles y extremos de la arboladura de los naví­os durante ciertas tormentas. Estas bolas luminosas, conocidas como el Fuego de San Telmo, son descargas eléctricas que se producen durante las tormentas y que tienen como blanco a los objetos más elevados de una embarcación.

Aunque el Fuego de San Telmo no resulta peligroso en sí­ mismo a pesar de su espectacularidad, muchas veces funciona como el aviso de la caí­da inminente de un rayo sobre los barcos, por lo que históricamente ha sido considerado de mal agüero por los navegantes.

4)Remolinos de fuego: Estrechamente emparentados con los tornados y los remolinos de polvo, los peligrosos remolinos de fuego se forman -bajo las condiciones apropiadas- durante los incendios forestales u otros incendios masivos. Un trágico ejemplo se produjo durante el terremoto de 1923 en Japón, en el que un imparable remolino de fuego causó la muerte de más de treinta mil personas.
Los remolinos de fuego se forman de la misma manera que un tornado, por un diferencial de temperatura que produce un vórtice o chorro ascendente, aunque en este caso el vórtice no está compuesto de aire sino de fuego que asciende a gran velocidad a medida que se alimenta del incendio que lo rodea, multiplicando su poder destructivo.

5)Los verdaderos monstruos marinos: Es muy probable que los monstruos y las serpientes marinas que muchos aterrorizados navegantes han creí­do ver a través del tiempo, hayan sido en realidad las movedizas columnas de agua pertenecientes a las trombas marinas. Los vórtices de las trombas marinas suelen ser largos y delgados, semejantes al cuello de un dragón, y con movimientos causados por los fuertes vientos, que recuerdan a los de una serpiente.

Muchos tienen fresco en su memoria el recuerdo de las trombas marinas que se avistaron sobre el Rí­o de la Plata, por lo que no les resultará muy difí­cil imaginarse los efectos de observar múltiples trombas en alta mar y en medio de fuertes tormentas. El temor y la imaginación de los marinos contribuyeron a darle propiedades sobrenaturales y fantásticas a estos curiosos fenómenos meteorológicos.

6)La Luna azul: El 28 de mayo de 2007, muchos se sintieron decepcionados tras escuchar en las noticias que esa noche habrí­a una “Luna azul“, para luego descubrir que esto no era cierto. En realidad, se trató de una mala traducción de una expresión en inglés, que denomina “Luna azul” o “Blue Moon” a las noches excepcionales en que la Luna llena aparece dos veces durante el mismo mes calendario.

Sin embargo, a veces la Luna efectivamente se ha visto de color azul en el cielo. En raras ocasiones, el humo de los incendios forestales o las cenizas de una erupción volcánica ascienden a la atmósfera y se mezclan con gotas de agua del tamaño exacto, capaz de filtrar la luz de la Luna y volverla de un color azulado, como vemos en la fotografí­a superior, tomada por Aaron Jocko y perteneciente al Salón de la Fama del sitio web Space.com.

7)Los tres Soles: Incluso en los dí­as despejados y soleados, el cielo nos puede ofrecer algunas sorpresas, al menos para nuestro sentido de la vista. Si el Sol se encuentra cerca del horizonte, con algunas nubes tipo cirrus a gran altura, a veces podemos descubrir dos imágenes “fantasmas” del Sol, que aparecen mágicamente a ambos lados, dando la impresión de que existen tres Soles brillando en el cielo.

Estos Soles “fantasmas” son en realidad brillantes puntos de luz causados por el reflejo del Sol sobre infinidad de pequeños cristales de hielo dentro de las nubes. Si bien este fenómeno óptico es bastante frecuente, muy pocos se dan cuenta de su existencia ya que estamos acostumbrados a no mirar directamente a la luz del Sol para evitar un daño irreparable a nuestra visión.

8)Lluvia de sangre: La imagen de una lluvia de sangre cayendo desde los cielos parece algo digno de una pelí­cula de terror, pero la lluvia roja es un fenómeno meteorológico que ha sido verificado desde los antiguos tiempos del Imperio Romano. Pese al horror manifestado por quienes han sufrido la precipitación de gotas de color rojo, estas lluvias no están compuestas realmente de sangre.
La tonalidad rojiza que ocasionalmente toman las gotas de lluvia se debe al polvo o arena que es levantado por vientos de gran intensidad, que se elevan hasta mezclarse con las nubes de lluvia, para luego teñir las precipitaciones de rojo. El fenómeno de la lluvia roja es bastante frecuente en Europa, debido al polvo presente en las nubes que provienen de las tormentas de arena del Sahara.

9)Lluvia de ranas y peces: A lo largo y a lo ancho de todo el mundo, la gente informa periódicamente sobre una extraña clase de precipitación. Pequeños animales, especialmente peces, ranas y culebras, caen inesperademente del cielo, y muchas veces a una gran distancia del agua. Estas misteriosas lluvias fueron descriptas en 1919 por el escritor estadounidense Charles Fort en “El libro de los condenados”, en lo que se conoce como la primera obra dedicada a documentar fenómenos sobrenaturales.

La explicación a este enigma se encuentra en las trombas marinas, que al absorber grandes cantidades de agua de rí­os, lagos y mares, arrastran también a un considerable número de pequeños animales que luego son arrojados a varios kilómetros de distancia de su lugar de origen.

10)Centellas o bolas relámpago: Durante siglos, se ha reportado un misterioso fenómeno eléctrico. Extrañas bolas de luz, del tamaño de una pelota de golf o incluso de fútbol, flotando en el aire durante las tormentas y ocasionalmente ingresando por las ventanas, con el consiguiente sobresalto de los habitantes del hogar. Conocidas como bolas relámpago o centellas, las investigaciones establecen que estas sorprendentes manifestaciones no emiten olor ni calor; apenas un sonido levemente audible. A veces desaparecen con un sonoro “plop” cuando se topan con algún artefacto eléctrico, pero en ciertas ocasiones explotan violentamente, provocando incendios.

Las centellas son uno de los fenómenos más polémicos y controvertidos de las ciencias de la atmósfera. Su naturaleza fí­sica se ignora todaví­a por completo, y su existencia no pudo ser comprobada durante años, hasta que en contadas ocasiones lograron ser fotografiadas y también filmadas. Se trata de uno de los principales ejemplos sobre el gran número de misterios de la Naturaleza que aún nos quedan por descifrar


Fotos y textos resumidos de la red.

DESDE THULE HASTA SHAMBALLA..





PRIMERA RAZA RAIZ O PROTOPLASMÁTICA

Habitó lo que hoy conocemos como el Casquete Polar Norte, la Tierra de Asgard, citada en antiquísimas tradiciones como la lejana Thule paradisíaca, la Isla de Cristal.
La Raza Polar se desenvolvió en un ambiente totalmente distinto al actual. En aquella época la Tierra era propiamente semietérica, semifísica; las montañas conservaban su transparencia y la Tierra toda resplandecía gloriosamente con un bellísimo color azul etérico intenso.
Producto maravilloso de incesantes evoluciones y transformaciones que otrora se iniciaran desde el estado germinal primitivo, la 1ª Raza surgió de las dimensiones superiores completa y perfecta.
Incuestionablemente la 1ª Raza jamás poseyó elementos rudimentarios ni fuegos incipientes. Para bien de la Gran Causa lanzaremos en forma enfática el siguiente enunciado: “Antes de que la 1ª Raza humana saliera de la cuarta coordenada para hacerse visible y tangible en el mundo tridimensional, hubo de gestarse completamente dentro Jagad-Yoni, la “matriz del mundo”.
Extraordinaria humanidad primigenia, andróginos sublimes totalmente divinos, seres inefables más allá del bien y del mal.
Prototipos de perfección eterna para todos los tiempos, seres excelentes semifísicos, semietéricos con cuerpos protoplasmáticos indestructibles de bello color negro, elásticos y dúctiles, capaces de flotar en la atmósfera.
Con el material plástico y etéreo de esta Tierra primigenia se construyeron ciudades, palacios y templos grandiosos. Resultan interesantísimos los Rituales Cósmicos de esta época. La construcción del templo era perfecta. En las vestiduras se combinaban los colores blancos y negros para representar la lucha entre el espíritu y la materia. Los símbolos y objetos de trabajo se usaban invertidos para representar el Drama que se proyecta en los siglos: el descenso del espíritu hacia la materia. La vida estaba hasta ahora materializándose y debía dársele expresión simbólica. Su escritura gráfica fueron los caracteres rúnicos, de gran poder esotérico.
Es ostensible que todos esos seres ingentes eran los fuegos sagrados personificados de los poderes más ocultos de la Naturaleza.
Esa fue la Edad del fisiparismo, aquellas criaturas se reproducían mediante el acto sexual fisíparo, “según se ha visto en la división de la célula nucleada, en la que el núcleo se divide en dos subnúcleos, los cuales o bien se desarrollan dentro de la pared celular, o la rompen y se multiplican hacia el exterior como entidades independientes”.
En aquellos seres andróginos (elementos masculino y femenino perfectamente integrados) la energía sexual operaba en forma diferente a la actual, y en determinado momento el organismo original del padre-madre se dividía en dos mitades exactas, multiplicándose al exterior como entidades independientes, proceso similar a la multiplicación por bipartición o división celular. El hijo andrógino sosteníase por un tiempo del padre-madre. Cada uno de estos sucesos de la reproducción original, primigenia, era celebrado con rituales y fiestas.
Incuestionablemente la Isla Sagrada, cuna del primer hombre y morada del último mortal divino, existe todavía en la cuarta dimensión como insólita morada de los Hijos del Crepúsculo, Padres Preceptores de la humanidad.
Tierra del amanecer, mansión imperecedera, celeste paraíso de clima primaveral allende los mares ignotos del Polo Norte.
Magnífico luce en el Septentrión aquél Edén de la cuarta coordenada, continente firme en medio del gran océano.
“Ni por tierra ni por mar se logra llegar a la Tierra Sagrada”, se repite vehementemente en la tradición helénica.
“Sólo el vuelo del espíritu puede conducir a ella”, dicen con gran solemnidad los viejos sabios del mundo oriental.

La primera raza que pobló la tierra era de naturaleza más bien etérica. Eran semi transparentes. Incluso el mismo planeta tierra no era sólido como ahora, era etérico. Todo era semi físico, semi gaseoso. El color de los protoplasmáticos, o polares era oscuro sin llegar al negro de la raza negra. No es difícil imaginarse una raza de color brillante que no tocaba el suelo. Pues la raza negra son los descendientes directos como lo comprobaron los científicos que investigaron la piel humana. Con el tiempo se han venido aseverando una serie de observaciones hechas. La constitución de los protoplasmáticos les permitía hacerse gigantes o empequeñecerse hasta un punto mi NIMO.
Esta raza vivió en lo que hoy es la región nórdica. Llamaban a su isla la isla de Avalon o Thule.

(Ávalon o Avalón es el nombre de una isla legendaria de la mitología celta en algún lugar de las islas Británicas donde, según la leyenda, los manzanos dan sabrosas frutas durante todo el año y habitan nueve reinas hadas, entre ellas Morgana. En un principio se creía que la palabra Ávalon era una adaptación de la palabra celta Annwyn o Annuvin, que designa al legendario reino de las hadas, pero, ya en el siglo XII, Geoffrey de Monmouth pensaba que el nombre deriva de la traducción de "isla de las manzanas". Esto es altamente probable, debido a que, en el idioma bretón, manzana se dice aval, y en idioma galés se dice 'afal' (con la pronunciación de la "f" como "v").
Avalón también fue llamada Ynys Witrin, que significa Isla de Cristal.) - Nota de Wikipedia

El Calendario Azteca, o Piedra Solar de los Aztecas nos habla de las razas. Y nos dicen que la 1ª raza fue devorada por los tigres. Ellos relacionaban al tigre con la sabiduría. Esto sucedió antes de dar paso a la segunda raza. Los Aztecas como los Romanos tenían sus caballeros tigre y sus caballeros leopardos. Ellos lo consideraban un grado de sabiduría.
Uriel fue rector de esta raza y les dejo las Runas.






SEGUNDA RAZA RAIZ O HIPERBOREA.

Esta raza apareció en el escenario terrestre como resultado de las incesantes transformaciones que a través del tiempo experimentó la 1ª Gran Raza Raíz. Habitó las regiones boreales que como herradura continental circundan el Casquete Polar Norte, ocupando el actual norte de Asia, Groenlandia, Suecia, Noruega, etc., extendiéndose hasta las Islas Británicas.

Esta fue una época de variadísimas mutaciones en la Naturaleza. Gran diversidad de especies se gestaron en el tubo de ensayo de la Naturaleza, cuyos 3 reinos todavía no estaban del todo diferenciados. El clima era tropical y la tierra cubierta de gran vegetación.
El ser humano continuaba siendo andrógino, reproduciéndose por brotación, sistema que continúa activo en los vegetales.
Es imposible hallar restos de las primeras Razas primigenias porque la Tierra estaba constituida de protomateria, semietérica, semifísica. Sólo en las Memorias de la Naturaleza pueden los grandes clarividentes estudiar la historia de estas Razas.

Después de muchos años vino la segunda raza, la hiperbórea. Ellos habitaron un área como herradura del actual polo norte incluyendo Siberia. Se habla de ellos como la antigua Arcadia. Ellos eran entre físico y etérico, y también flotaban. Su fauna era una mezcla de los reinos animal y vegetal, vegetal y mineral.
Ellos se reproducían por brotación. Les salía un bebe como si fuera una rama. Lo arrancaban a cierto punto y ya era una criatura más. Era una raza muy espiritual y guerrera por naturaleza. Ellos efectuaban sus guerras más bien de tipo espiritual. Ellos eran gobernados por los Dioses directamente. Ellos sentían la espiritualidad, por ejemplo, cuando veían un bosque no le veían como nosotros. Sino que ellos veían al bosque y a sus elementales y toda su estructura etérica. Al ver otro planeta podían ver la vida que había allá.
Ellos terminaron como raza unos involucionando y otros evolucionando. Decían los antiguos Aztecas "que fueron tragados por huracanes". Los que evolucionaron pasaron al astral y los que involucionaron se convirtieron en monos. A la fecha existen seres protoplasmáticos e hiperbóreos, en lugares muy aislados.






TERCER RAZA RAIZ O LEMURICA.

De esa segunda clase de andróginos divinos procedió a su vez la tercera Raza-raíz, los Duplos, gigantes hermafroditas, colosales, imponentes. La civilización lemúrica floreció maravillosa en el continente Mu o Lemuria, volcánica tierra en el océano Pacífico.

El planeta llegó al actual grado de materialidad, propio de esta Ronda físico-química. Como todas las formas entonces existentes en la Tierra, el hombre era de estatura gigantesca.
La reproducción era por generación ovípara produciendo seres hermafroditas y más tarde con predominio de un solo sexo, hasta que por fin nacieron del huevo varones y hembras. En la quinta subraza empieza el huevo a queda retenido en el seno materno, y nace la criatura débil y desvalida. Por último, en la sexta y séptima subrazas ya es general la generación por ayuntamiento de sexos.
La reproducción sexual se hacía entonces bajo la dirección de los Kumarats, seres divinales que regían los templos.

El ser humano se expresaba en el Lenguaje Universal, teniendo poder su verbo sobre el fuego, el aire, el agua y la tierra. Podía percibir el aura de los mundos en el espacio infinito y disponía de maravillosas facultades espirituales que fue perdiendo a medida que se hundían en la materia.

Fue esta una época de inestabilidad en la corteza terrestre, debido a la constante formación de volcanes y nuevas tierras. Al fin, a través de 10.000 años de gigantescos terremotos y maremotos, el gigantesco continente Mu se fue desmembrando y hundiendo entre las olas del océano Pacífico. Encontramos sus vestigios en la Isla de Pascua, Australia, la Oceanía, etc.
“Mucho se ha discutido sobre el Paraíso Terrenal”.
“Realmente ese paraíso existió y fue el continente de la Lemuria, situado en el Océano Pacífico. Esa fue la primera tierra seca que hubo en el mundo. La temperatura era extremadamente cálida”.
“El intensísimo calor y el vapor de las aguas nublaban la atmósfera y los hombres respiraban por agallas como los peces”.
“Los Hombres de la época Polar y de la época Hiperbórea y principios de la época Lemúrica eran hermafroditas.
En los primeros tiempos de la Lemuria, la especie humana casi no se distinguía de las especies animales; pero a través de 150.000 años de evolución llegaron los lémures a un grado de civilización tan grandiosa, que nosotros los arios estamos todavía muy lejos de alcanzar.

Esa era la edad de oro, esa era la edad de los titanes. Esos fueron los tiempos de la Arcadia. Los tiempos en que no existía lo mío ni lo tuyo, porque todo era de todos.


Los lemures fueron de alta estatura y tenía amplia frente, usaban simbólicas túnicas: blancas por delante, negras por detrás, tuvieron naves voladores y buques propulsados por la energía atómica, se alumbraban con energía nuclear, y llegaron a un altísimo grado de cultura.

Esos eran los tiempos de la Arcadia: el hombre sabía escuchar entre las siete vocales de la Naturaleza la voz de los Dioses, y esas siete vocales: I.E.O.U.A.M.S., resonaban en el cuerpo de los lemures con toda la música inefable de los acompasados ritmos del Fuego”.

Los hombre sólo efectuaba el connubio sexual bajo órdenes de los Elohim, y como un sacrificio en el altar del matrimonio para brindar cuerpos a las almas que necesitaban reencarnarse. Se desconocía por completo la fornicación, y no existía el dolor en el parto.
A través de muchos miles de años de constantes terremotos y erupciones volcánicas, la Lemuria se fue hundiendo entre las embravecidas olas del Pacífico, a tiempo que surgía del fondo del océano el continente Atlante.






CUARTA RAZA-RAIZ O ATLANTE

Después que la humanidad hermafrodita se dividió en sexos opuestos, surgió la cuarta Raza-raíz sobre el geológico escenario atlante ubicado en el océano que lleva su nombre.

Fue engendrada por la tercera raza hace unos 8 millones de años atrás, a cuyo fin el Manú de la cuarta Raza eligió de entre la anterior los tipos más adecuados, a quienes condujo a la imperecedera Tierra Sagrada para librarlos del cataclismo lemuriano.

La Atlántida ocupaba casi toda el área actualmente cubierta por la parte septentrional del océano Atlántico, llegando por el N.E. hasta Escocia, por el N.O. hasta el Labrador y cubriendo por el Sur la mayor parte del Brasil.
Los atlantes -de estatura superior a la actual- poseyeron una alta tecnología, la que combinaron con la magia, pero al final degeneraron y fueron destruidos.

H.P. Blavatsky, refiriéndose a la Atlántida, dice textualmente en sus estancias antropológicas:

“Construyeron templos para el cuerpo humano, rindieron culto a varones y hembras. Entonces cesó de funcionar su tercer ojo (el ojo de la intuición y de la doble vista). Construyeron enormes ciudades, labrando sus propias imágenes según su tamaño y semejanza y las adoraron…”
“Fuegos internos habían ya destruido la tierra de sus padres (la Lemuria) y el agua amenazaba a la cuarta Raza (la Atlántida)”.
Sucesivos cataclismos acabaron con la Atlántida, cuyo final ha sido recogido en todas las tradiciones antiguas como el Diluvio Universal. La época de sumersión de la Atlántida fue realmente una era de cambios geológicos. Emergieron del seno profundo de los mares otras tierras firmes que formaron nuevas islas y nuevos continentes

Conforme se hundía la Lemuria, emergía la Atlántida.
Los Atlantes eran seres de 2 y 3 metros, y había razas, roja, blanca, amarilla, negra, incluyendo la plateada que se extinguió por completo.
Los rusos, al norte de las Azores, filmaron vestigios de una ciudad. Eso fue un video de 25 minutos haciendo referencia a los Atlantes.
La mitología griega es atlante en un 100%. Incluso el toreo de los españoles también es atlante. Platón nos habla de los atlantes. Los famosos guanches de las Islas Canarias, los Beréberes de Marruecos, son de origen atlante. El lenguaje sacerdotal del Tibet es de origen maya. La frase de Jesús "Eli Eli Lama Sabactani" , es de origen maya. Y los mayas fueron de origen atlante.
Los atlantes dominaron la 4ª dimensión. La Ley les puso freno pues empezaron a involucionar. Sin embargo, fueron grandes en transportación, en trasplantes de cerebro, etc. Ellos fueron aun mejor de cómo ahora es esta humanidad. En robótica ellos implantaron elementales a los robots haciéndolos sumamente inteligentes. El mismo desarrollo que tuvieron los hundió, sobre todo lo concerniente al átomo. Ellos tuvieron una reacción en cadena de lo nuclear, fuera de control. En una noche se hundió y murió el grueso de la población. Algunos, conocedores de la catástrofe se apartaron. Ellos fueron la sociedad Akaldan. Su emblema fue la Esfinge que actualmente conocemos con sus cuatro elementales, y sus cuatro virtudes. La cara - inteligencia del hombre. Alas - espiritualidad. Patas - tenacidad y voluntad. Garras - destreza y agudeza.
Algunos emigraron a lo que ellos llamaron Cairona - Egipto y formaron nuevas ciudades. Sus sabios, que se fueron al Tibet, predijeron una serie de cataclismos. El primero fue a los 300,000 años. La segunda fue a los 80,000 años. El tercer fue a los 11,000 años. Después, estos sabios, se fueron a la región del Asia Central donde se iba a dar lugar el nacimiento de la nueva raza. Se dice que los turanios - seres tenebrosos se colaron en dichos asentamientos.








QUINTA RAZA-RAIZ O ARIA

Hace ya un millón de años que el Manú Vaivasvata seleccionó de entre la subraza protosemítica de la Raza Atlante las simientes de la quinta Raza-Madre y las condujo a la imperecedera Tierra Sagrada. Edad tras edad fue modelando el núcleo de la humanidad futura. Aquellos que lograron cristalizar las virtudes del alma acompañaron al Manú en su éxodo al Asia Central, donde moró por largo tiempo fijando allí la residencia de la Raza, cuyos brotes habían de ramificarse en diversas direcciones.
He aquí las 7 subrazas o brotes del tronco ario-atlante:
La primera subraza se desenvolvió en la Meseta Central del Asia, más concretamente en la región del Tíbet, y tuvo una poderosa civilización esotérica.

La segunda subraza floreció en el Sur de Asia en la época pre-Védica y entonces se conoció la sabiduría de los Rishis del Indostán, los esplendores del antiguo imperio Chino, etc.

La tercera subraza se desenvolvió maravillosamente en el Egipto (de directa ascendencia atlante), Persia, Caldea, etc.

La cuarta subraza resplandeció con las civilizaciones de Grecia y Roma.

La quinta fue perfectamente manifiesta en Europa .

La sexta resultó de la mezcla de los europeos con las razas autóctonas de Indoamérica.

La séptima está perfectamente manifiesta en el resultado de todas esas mezclas de diversas razas.

La sexta Raza (Raza Koradhi) vivirá en una Tierra transformada (la Quinta Ronda o Etérica).

Nuestra quinta Raza-madre existe ya como Raza sui géneris y por completo independiente de su tronco-padre, desde hace un millón de años; de lo cual puede inferirse que cada una de sus cuatro subrazas precedentes ha vivido unos 210.000 años; así, cada raza-familia tiene un promedio de existencia de unos 30.000 años; y así también la raza-familia europea tiene aun bastante miles de años de vida, aun cuando las naciones, o sean las innumerables espinas que hay en ella, varían con cada "estación" sucesiva de tres o cuatro mil años. (Doctr. Secr., II, 453, 454). 





https://www.facebook.com/pages/SAIKUMA/



http://saikumisterios.blogspot.com.ar/