MAPAS DE PIRIS REIS

Estos antiguos mapas datan al menos de 3.000 años antes de Jesucristo, y mostraban al planeta con el mayor detalle y una absoluta exactitud, incluyendo no solo las costas de las dos Américas, sino también la de toda la Antártida.Esto plantea una cuestión alucinante, ¿quién navegaba alrededor de los continentes americanos y de la Antártida..., antes de que se formase sobre esta el casquete polar..??

Estos mapas al parecer, pertenecientes a un distinguido geógrafo y almirante turco del siglo XVI, PIRIS REIS que tomo parte en la Batalla de Lepanto, quien tenía un esclavo que fue piloto de Cristóbal Colon durante sus tres viajes.
Este piloto, al ser capturado tenía consigo unos mapas empleados por Colón, y los mostró a PIRIS REIS, ratificándolo en su creencia de que existían tierras sumergidas al otro lado de Oceanus Tenebrosum o Atlántico.
Mediante estos documentos cartográficos y otros ocho mapas griegos, procedente de la época de Alejandro Magno, PIRIS REIS confecciono un mapamundi en el año 1513.-


El problema fue resumido sucintamente en una emisión radiofónica en forma de coloquio, la cual formaba parte de las series dominicales que bajo el titulo de "The Georgetown University Forum", viene dando desde hace muchos años una emisora de Washington D.C. Esta emisora citada goza del respeto general a causa de su alto nivel intelectual, su probidad y su exactitud científica.La emisora también facilita copias impresas de dicho programa. Estas copias constituyen una de las lecturas mas extraordinarias de este siglo. Lo que da más importancia al asunto es la gran categoría de los participantes en el antedicho coloquio. En uno de los mismo se comentó que: "..hace algunos años un ingeniero retirado llamado Mallery, se interesó por unos mapas antiguos descubiertos por un oficial de Marina turco de Estambul, y ofrecidos por éste a la Biblioteca del Congreso de Washington.

Estos mapas fueron dibujados, aproximadamente en la época de Cristóbal Colón, pero se les presentaba como copias de mapas mucho más anteriores o portulanos de los que utilizaban corrientemente los marinos desde muchos siglos antes.-En realidad, dichos mapas procedían de otros compilados en la época helenística, basándose estos a su vez en otros mapas mucho más viejos, procedentes del Antiguo Egipto o de otras civilizaciones aún anteriores.

Estos mapas fueron considerados como interesantes piezas de museo, pero quedaron arrinconados, hasta que cayeron en el más completo olvido. Mallery llegó hasta ellos gracias a sus investigaciones que venia haciendo desde hacia muchos años, acerca de los viejos útiles de hierro americanos y los grandes cambios sobrevenidos en el litoral de América desde la retirada de la oleada glacial. Supo entonces de la existencia de mapas muy antiguos que, a pesar de haber muchos en Europa o Asia, mostraban la línea costera de América.

Cuando volvió a descubrir estos mapas hoy llamados de PIRIS REIS, halló que si bien en ellos aparecían masas de tierra representadas en los grandes océanos que rodeaban al continente eurasiático, y mas allá de ellos, estas tierras parecían ser puramente imaginarias.

Además incluso el mundo "conocido", centrado en torno al Mediterráneo, esta todo el deformado, torcido, sin embargo al examinar los detalles, descubrió con asombro que si recorría lentamente cualquier costa partiendo de un punto dado, todos los pequeños promontorios, ensenadas e islas, existían y en orden correcto pero fuera de posición.

Parecía como si los delineamientos originales hubiesen levantado un plano de toda la costa del mundo cuidadosamente, pero estuvieses desprovistos del menor concepto de latitud o de longitud y por lo tanto, les resultare imposible trasladar sus descubrimientos lineares a una superficie bidimensional.

 Al principio consideró la posibilidad de que los delineantes originales hubiesen creído que la Tierra era plana, pero aún partiendo de este supuesto, hallo que las posiciones relativas de todos los puntos identificables seguían siendo totalmente inexactos, y a decir verdad sin pies ni cabeza. Luego advirtió algo más..., que las exactitudes parecían obedecer a alguna ley matemática.

Esto fue verdaderamente un gran descubrimiento, y solo podía significar una cosa: que aquellos antiguos cartógrafos utilizaron alguna especie de lo que suele llamarse una cuadrícula, sobre la que fijaban los detalles señalados en el mapa.

Estos antiguos mapas datan al menos de 3.000 años antes de Jesucristo, y mostraban al planeta con el mayor detalle y una absoluta exactitud, incluyendo no solo las costas de las dos Américas, sino también la de toda la Antártida, y por si fuera poco, ofrecían un gran numero de cordilleras montañosas en el centro de todas las grandes masas continentales, que no solo representaban exactísimamente las que ya conocemos hoy en día, sino algunas otras existentes en ciertas regiones inexploradas de Norteamérica Septentrional, y en la Antártida que no conocemos...

Pero examinando ciertos mapas del ejercito norteamericano que acababan de completarse en el norte del Canadá y en sus grandes islas árticas, informes que no se habían dado aun a la publicidad, vio con estupefacción que se habían descubierto cordilleras enteras que hasta entonces (1952), habían sido totalmente desconocidas para el mundo moderno, pero que se hallaban en su totalidad en los antiguos mapas de PIRIS REIS, en los lugares correctos y con el tamaño y orientación adecuados.

Mallery, sin conseguir vencer casi su incredulidad, confirmo que todas y cada una de las características topográficas que posteriormente fueron investigadas por los sondeos ultrasónicos realizados a través del hielo por la Task Force 43, han resultado existir y coinciden totalmente con las que aparecen en los mapas del PIRIS REIS.

No se puede contestar a este interrogante afirmando que estos mapas son de la época colombina, ya que en primer lugar, América y mucho menos la Antártida, no eran conocidas entonces y aún en el caso de haberlo sido, la última se hubiera hallado ya cubierta de hielo, como las regiones árticas americanas.
Tanto Mallory como todos los investigadores o historiadores que tomaron parte de este estudio, tuvieron que confesar, que el caso escapa a toda comprensión, a menos que:
1º.- Existieron expertos topógrafos y cartógrafos provistos de instrumentos muy precisos y que supiesen que la Tierra era un globo que gira en el espacio, antes del año 3.000 antes de Jesucristo.
2º.- Que estos personajes no solo dispusiesen de naves muy marineras, sino también de aparatos voladores de cualquier clase, porque según creían los sabios reunidos para tratar esta incógnita de PIRIS REIS, algunas de las cordilleras interiores detalladas en estos mapas, solo podían haber sido observadas desde el aire.-


fuente : Edan/abril 2004/ 

http://saikumisterios.blogspot.com.ar/

Buscando evidencias de la reencarnación: conversación con Ian Stevenson


La reencarnación es un fenómeno difícil de probar, excepto cuando se cuenta con el tesón de Ian Stevenson, quien ha dedicado su vida y su carrera a documentar casos donde una duda razonable sirve de contrapeso al escepticismo.

rueda de Samsara

La rueda del Samsara, literalmente “el vagabundeo del sufrimiento”
Aún no nos es posible saber si hay vida después de la muerte, pero según el doctor Ian Stevenson, autor de Old Souls: The Scientific Evidence for Past Lives sí que hay vida después de la vida. Y es que Stevenson de 80 años, a pesar de ser director del departamento de estudios de personalidad en la Universidad de Virginia, aún genera mucha controversia dentro de la comunidad psiquiátrica debido a su rigor científico.

La investigación del doctor Stevenson lo ha llevado a viajar a Líbano, la India y muchos otros países para analizar más de 3,000 casos de supuestas reencarnaciones, como la de Suzanne, una mujer de 25 años de Beirut; a los 2 años, Suzanne recordaba el nombre de 13 mujeres de su antigua familia, e incluso partes de la elegía dictada en su funeral. Lo que hace de Stevenson un caso interesante no es que tome por ciertos los testimonios de los "reencarnados", sino que busque evidencias de sus vidas pasadas - y de sus familiares vivos - en el presente.

El interés de Stevenson en la ciencia de la reencarnación  no parte de atribuciones metafísicas ni del miedo a la muerte, sino de una teoría alternativa a los problemas de personalidad. La genética y los factores ambientales conforman quiénes somos, pero según Stevenson, "son las vidas pasadas las que podrían aportar un tercer factor que podría llenar algunos huecos en lo que sabemos."

Un caso sumamente interesante es el de una pareja de gemelos en Sri Lanka. Los gemelos no se parecían demasiado, y uno de ellos hablaba acerca de una vida previa como insurgente en una revolución, además de recordar haber sido asesinado por la policía en abril de 1971. Su familia no le creyó. Sin embargo, el otro gemelo también recordaba su vida pasada: recordaba, por ejemplo, haber vivido en un lugar llamado Balapitiya y viajado en tren para ir a la escuela en un pueblo llamado Ambalangoda. A pesar del escepticismo de su familia, el segundo gemelo hizo comparaciones entre la familia, se refirió a una tía suya por su nombre, e incluso recordó lo que le gustaba comer. Stevenson cuenta que cuando las dos familias se conocieron, el chico señaló unas marcas en la pared que resultaron ser el nombre de un hijo muerto; el niño afirmaba que las hizo cuando el cemento estaba aún húmedo, pero nadie de la familia (de su vida pasada) lo había notado hasta entonces.

rueda_reencarnación
En entrevista con Tom Schroder, editor del Washington Post, Stevenson es confrontado con la pregunta de por qué su investigación se realiza en culturas que histórica y culturalmente creen en la reencarnación, como los hindús. Para Stevenson, el fenómeno de recordar vidas pasadas se da sobre todo en la infancia, y los prejuicios culturales son tan fuertes en la India como en Estados Unidos. Incluso en la India, donde las religiones mayoritarias reivindican las vidas pasadas como un dogma de fe, un niño que diera pruebas fehacientes de haber reencarnado podría ser tildado de snob: por ejemplo, "él podría decir 'yo era, soy, un Brahamán, no comeré tu comida contaminada. Mi comida debe ser cocinada por un Brahamán", en caso de que el niño perteneciera a la casta dominante del país en otra vida.

En otras ocasiones, especialmente en las niñas, estas se preguntan quiénes estarán alimentando a sus hijos. Todas estas memorias suelen ser desestimadas por los padres, quienes tildan a los niños de mentirosos sin considerar otras posibilidades. Y es que investigar la reencarnación con métodos científicos tampoco ha sido fácil para Stevenson, quien afirma que los padres de "niños reencarnados" suelen sentirse especiales e inflan las historias, sepultando definitivamente toda posibilidad de credibilidad. Todos lo hemos visto: cuando alguien habla sobre su "vida pasada" no se recuerda como un campesino en China o como miembro de una tribu africana; todos los reencarnados quieren ser Alejandro Magno, Napoleón o Cleopatra.

Sin embargo, durante sus años de investigación, Stevenson ha llegado a algunas conclusiones estadísticas interesantes. Por ejemplo, que los niños reencarnados comienzan a hablar a muy temprana edad. Olvidan los detalles de otras vidas entre los 5 y los 8 años, además de que los incidentes relatados suelen involucrar muertes violentas

Pero una posible evidencia de las vidas pasadas podría hallarse en las marcas de nacimiento. Para Stevenson, "las marcas de nacimiento ordinarias que cualquiera tiene son áreas de pigmentación incrementada. Usualmente son planas. Las marcas de nacimiento que son de particular interés para nosotros en estos casos pueden tener algo de pigmentación incrementada pero usualmente parecen cicatrices, elevadas o presionadas, y mucho más grandes en promedio que las marcas ordinarias."

Según Stevenson, en su investigación presenta más de 40 casos donde estas marcas de nacimiento se corresponden con reportes de heridas fatales.

¿Pero qué espera probar Stevenson con esta investigación? Su respuesta, más allá de los resultados, del escepticismo y de la dificultad del tema, sin duda es muy interesante. Comprobar científicamente la posibilidad de la reencarnación "podría disminuir la culpa por parte de los padres. No tendrían que tener la carga de que cualquier cosa que vaya mal con un niño sea su culpa, ya fuera por los genes o por malos cuidados durante la infancia del niño. La gente tendría que hacerse responsable de su propio destino... No espero ninguna transformación moral. En mi primer viaje a la India conocí a un swami, un respetado monje hindú. Le dije que venía a buscar qué evidencia existía en India sobre la reencarnación. Permaneció en silencio por mucho, mucho tiempo. Luego dijo: 'Nosotros aquí en la India vemos como un hecho el que la gente reencarne pero, verás, en realidad no hay diferencia porque tenemos tantos granujas y villanos en la India como ustedes en Occidente."
Pijamasurf

NIÑOS ÍNDIGO. Debra Hegerle


Tengo un hijo Índigo de siete años. He estado trabajando como asistente de la maestra en su clase durante el preescolar, el kindergarten y ahora el primer grado, y he observado sus interacciones con Índigos y no Índigos de todas las edades. ¡Ha sido interesante! De hecho, tratar de poner todo por escrito ha sido un desafío, porque los niños tienen muchas sutilezas.
Los Índigo procesan sus emociones de forma diferente a los no Índigo, porque tienen una elevada auto-estima y fuerte integridad. Pueden leerte como un libro abierto y rápidamente notar y neutralizar cualquier agenda oculta o intento de manipularlos, sin embargo, lo hacen sutilmente. De hecho, pueden ver tus agendas ocultas, incluso aunque tu no las veas!
Inherentemente, tienen una fuerte determinación de trabajar las cosas por sí mismos y solamente desean una guía exterior, si se le es presentada con respeto y en un formato de verdadera elección. Prefieren resolver las situaciones por sí mismos.
Vienen a este mundo con sus intenciones y dones fácilmente identificables desde su nacimiento.
Pueden absorber conocimiento como si fueran una esponja, especialmente si les gusta o se sienten atraídos por un tema, lo que los hace adelantarse mucho en sus áreas de interés. Experimentar la vida es lo que les ayuda a aprender mejor, así es que ellos crean las experiencias que los ayuden con el problema actual o con el área en la que necesitan crecer. Responden mejor cuando los tratan con respeto de adultos.
No solamente son maestros en captar intuitivamente las agendas ocultas o motivos, sino que también son maestros en hacer que esas agendas regresen a las personas que las usan, especialmente sus padres. "Apretar el Botón" sicológicamente hace que con frecuencia los etiqueten con el título de inconformistas. Si notan que existe un motivo oculto detrás do tu intento por hacer que hagan algo, se resistirán con fuerza y se sentirán perfectamente justificados en hacerlo así. Desde su punto de vista, si ustedes no cumplen con su parte en la relación, ellos pueden desafiarlos en eso.
Cuando los llamé buenos "presionadores de botones", lo que realmente quería decir es que ellos trabajan con nosotros, los adultos, para ayudarnos a reconocer dónde estamos apegados y utilizando patrones viejos y sutiles para manipularlos. Así que, si constantemente reciben resistencia de un Índigo, revísense primero. Es posible que estén sosteniendo un espejo ante ustedes y les estén pidiendo, de forma inconformista, su ayuda para encontrar nuevas fronteras, sintonizando sus propias aptitudes o talentos, o pasando al siguiente nivel de crecimiento.
Los Índigo tienen habilidades innatas de SANACIÓN que normalmente están activas; sin embargo, es posible que no sepan que las están utilizando. Lo más espectacular que he observado fue cómo formaban grupos, ajustándose y acomodándose, especialmente alrededor de otro niño que pudiera estar enfermo o disgustado, sentándose y mezclando su campo de energía con el del niño. Con frecuencia, lo hacen en parejas, pero a veces, forman grupos y se sientan en patrones triangulares o formando un diamante. No lo hicieron de manera obvia, sino sutilmente. Cuando terminaban, iban a otra cosa.
Era sorprendente. Sencillamente lo hacían, pero no lo querían discutir: en algunos casos, ni siquiera eran conscientes de lo que estaban haciendo o por qué. Era tan natural para ellos que si un niño necesitaba algo de los Índigo, ellos simplemente iban, se sentaban cerca de ellos por un instante, sin necesidad de hablar siquiera, y luego se alejaban.
Otra cosa interesante era que, fuera y durante el año, los Índigo pasaban por periodos de atracción y rechazo entre sí, o por períodos en los cuales realmente necesitaban la compañía de los otros y después no la necesitaban. No tengo claridad total sobre esto, pero parece coincidir con el desarrollo personal individual. La cercanía y preocupación que tenían los unos por los otros no se perdía durante los periodos de separación, pero tampoco volvían a estar juntos, hasta que todo no estuviera bien para ellos.

Ahora les contaré una pequeña historia relacionada con mi hijo Índigo. Permítanle darles los antecedentes: Mi esposo y su familia son chinos norteamericanos, y yo soy de ascendencia alemana/finlandesa. La familia de mi esposo da gran importancia a la educación, y los muchachos crecen con una fuerte necesidad de tener éxito Esto, a veces, vuelca en sus hijos en la forma de quién es mejor, más inteligente y más rápido. Mi esposo y yo estamos de acuerdo en no participar en estas competencias, pero no evita que suceda a nuestro alrededor. Para colmo de males, consideren que de los cinco nietos, mi hijo es el único varón, lo que significa que es el heredero varón y con eso, creo que ya tienen un cuadro bastante claro de las corrientes subterráneas.
Estaba con mis "suegros" el día de Navidad, y mi hijo, que casi tenía 4 años en ese tiempo, estaba mostrando su Halcón Milenio (un juguete de la Guerra de las Galaxias para niños de 6 años) que había recibido de nosotros esa mañana. Era el modelo gigante, que se abría y por dentro tenía toda clase de pequeños compartimentos, parecidos pero no de igual forma. El no estaba interesado en esa parte del juguete en ese momento. Solamente estaba interesado en fingir que volaba y disparaba los cohetes, viviendo de sus fantasías. Uno de sus tíos le pidió jugar con él y comenzó a quitarle todas las pequeñas puertas a todos los compartimentos. Se los extendió a mi hijo en una pila y le preguntó: “¿Puedes ponerlos de vuelta?”
¡Era una trampa! Todas las puertas tenían el mismo color, y las diferencias en forma y tamaño eran muy sutiles. Ah, y el tono de voz que usó, como si la mantequilla no se fuera a derretir en su boca. Este tío tiene tres hijas y una gran montaña de agendas personales, por eso su acción no fue una sorpresa total, pero... Amo completamente lo que sucedió a continuación.
Comencé a intervenir, y mi hijo dio la vuelta y me miró, la muerte en sus ojos, con un gesto en su cara que nunca olvidaré. Me miró para ver lo que yo iba a hacer, y en el instante que le tomó leer mis intenciones, que eran de una Mamá Leona – “no dejaré que esto le pase a mi hijo” - él respondió con la misma rapidez. Me dirigió una mirada que decía, “Retrocede Mamá, yo me hago cargo de esto”, y sentí cómo la energía se elevaba cuando tomó el mando de toda la habitación. Todos dejaron de hablar y dieron la vuelta para mirarlo. Él, con calma, le dijo a su tío. "Yo no sé, nunca antes lo he hecho, déjame ver." ¡Y a continuación se puso a colocar esas cosas en su lugar con rapidez y precisión!
Cuando terminó, la energía se volvió a elevar, y me miró como si fuera a preguntarme, "¿Estuvo bien'?". Simplemente sonreí y dije: "Buen trabajo". Todos los que estaban allí captaron el doble significado, incluyendo su tío, que desde entonces, nunca más volvió a hacer algo así a mi hijo o a cualquier otro niño, en mi presencia.
Esa noche no se hicieron comentarios directos sobre la situación. Cada uno sabía que lo procesaríamos individidualmente y privadamente, cada uno recibiendo su propia lección, todo porque este pequeño resolvió aprender por sí mismo.
Los Índigo nacen maestros, ¡todos y cada uno! Tenemos que comprender que ellos esperan que todos hagamos lo que ellos hacen naturalmente, y si no es así siguen presionando nuestros botones hasta que lo hacemos bien, o sea, hasta que nos volvemos maestros de nuestras propias vidas. Así que, cuando mi hijo hizo su parte, le enseñó a todos los que estaban allí una lección  silenciosa, incluyendo él mismo.
Para mí la lección fue: “déjalo ir; a pesar de su edad, él es capaz. Permanece atenta y observa el proceso”. El proceso, en este caso, fue muy interesante. Él midió la situación con rapidez y precisión, y decidió su respuesta basándose en lo que deseaba vivenciar. Después de asegurarse que tenía respaldo, escogió confrontar directamente a la persona, y en ese punto, inmediatamente llamó a todas las energías que necesitaba para completar la tarea. Después, las dejó ir con la misma rapidez y regresó a su propio quehacer.
He sido testigo de muchas situaciones similares, que el o los otros Índigo manejan de la misma forma. Medirán la situación y luego escogerán la acción basados en lo que desean experimentar en el momento. Los únicos ajustes en este patrón que he observado, se deben al tipo de respaldo que han tenido. En un medioambiente seguro, ellos emplearon este patrón consistentemente.
La SEGURIDAD es muy importante, porque todos los niños necesitan sentirse seguros para explorar plenamente su universo. Para los Índigo, la seguridad significa que está bien hacer las cosas de manera diferente. Darles a todos este espacio es la mejor cosa que podemos hacer por los niños y por nosotros mismos.

Trabajar con Niños Índigo es como trabajar con nosotros mismos. Las lecciones que ellos enseñan son obvias; yo he sido una sicóloga "oficial" interactuando con estos niños y me he complacido en poder usar la fuerza de mi "experiencia" para propender por los cambios adecuados. Sin embargo, necesitamos más gente como Amanda, quien reconoce que las cosas no son como parecen con estos niños. Me siento privilegiada de haber ayudado a Amanda con estos tres niños y siento gran respeto por estos niños poderosos.


REENCARNACIÒN 2 LAZOS DE AMOR -BRIAN WEISS




julilesage

De modo que la idea de la reencarnación explica de forma muy reconfortante la realidad, permitiendo con ello que el pensamiento hindú venza aquellas dificultades que dejan paralizados a los pensadores europeos. ALBERT SCHWEITZER



La primera vez que Elizabeth experimentó una regresión fue una semana después. No me costó provocarle un estado hipnótico mediante el rápido método de inducción cuyo objetivo es evitar los bloqueos y las barreras de la mente consciente. La hipnosis es un estado de gran concentración, pero el ego, la mente, tienen la capacidad de interferir en esta concentración con pensamientos perturbadores. Mediante la rápida técnica de inducción, logré que Elizabeth entrara en un estado de hipnosis profunda en un minuto. Le había dado una cinta magnetofónica de relajación para que la escuchara durante la semana anterior al inicio de estas sesiones. La había grabado para ayudar a mis pacientes a practicar las técnicas de auto hipnosis. Me di cuenta de que cuanto más ensayaban en casa, más profundo era el estado al que llegaban en mi consulta. Esta cinta les ayuda a relajarse y muy a menudo también a dormirse. Cuando llegó a casa, Elizabeth intentó escucharla, pero no conseguía relajarse. Estaba demasiado ansiosa. ¿ Y si pasaba algo? Ella tenía miedo, porque estaba sola y nadie podría ayudarla. Su mente la "protegía» dejando que la inundaran pensamientos cotidianos para distraer así su atención de la cinta de relajación. El nerviosismo y los pensamientos le impedían concentrarse. Cuando me explicó lo que le había pasado, decidí llevar a la práctica otro método de hipnosis más rápido con el fin de superar los obstáculos y temores que bloqueaban su mente. El método más utilizado para provocar un trance hipnótico se llama «relajación progresiva». En primer lugar hay que conseguir que el paciente respire lentamente. A continuación el terapeuta le suscita un estado de relajación indicándole con suavidad que distienda los músculos poco a poco. Después le pide que intente visuali-zar imágenes agradables y relajantes. Mediante técnicas como la de contar hacia atrás, el terapeuta ayuda al paciente a llegar a un estado de relajación todavía más profundo. En ese momento, el paciente está en un trance hipnótico entre ligero y moderado, y el terapeuta puede intensificado si lo desea. El proceso entero dura unos quince minutos. Sin embargo, durante este cuarto de hora, es posible que la mente del paciente piense, analice o delibere en lugar de dejarse llevar por la sugestión. En ese caso, se interrumpe el proceso hipnótico, Los contables y otras personas cuyas profesiones les obligan a pensar de un modo lógico, lineal y muy racional, suelen dejar que su mente interrumpa el proceso. Aunque estaba convencido de que Elizabeth podía llegar a un estado de hipnosis profundo fuera cual fuera la técnica que usara, decidí emplear un método más rápido para asegurarme. Le indiqué que se sentara inclinada hacia delante, que no apartara la vista de mis ojos y que hiciera presión con la palma de su mano derecha sobre la mía. Yo estaba de pie frente a ella. A medida que la palma de su mano presionaba la mía, con el cuerpo ligeramente inclinado hacia delante, empecé a hablarle. Sus ojos no se apartaban de los míos. De repente, sin avisarla, retiré la mano de debajo de la suya. Su cuerpo, entonces sin apoyo alguno, se tambaleó hacia delante. En aquel preciso momento, le dije en voz muy alta: «¡Duérmete!» Su cuerpo se desplomó al instante sobre el respaldo del sillón. Entró en un profundo trance hipnótico. Mientras su mente se concentraba en no perder el equilibrio del cuerpo, la orden que acababa de darle pasó directamente y sin interferencia alguna a su subconsciente. Elizabeth entró en un estado de «sueño» consciente equivalente a la hipnosis. -Puedes recordado todo, cada experiencia que hayas vivido -le dije. Ahora ya podíamos emprender el viaje hacia atrás. Quería asegurarme de cuál de sus sentidos predominaba en sus recuerdos y le pedí que pensara en la última vez que había comido bien. Le indiqué que empleara todos sus sentidos al recordar comida. Elizabeth recordó el olor, el sabor, la imagen y la sensación de que la comida estaba recién hecha, y de este modo comprobé que era capaz de evocar recuerdos vívidos. Al parecer, el sentido que predominaba en su caso era la vista. Seguidamente hice que se trasladara a la infancia para ver si recuperaba algún recuerdo placentero de sus primeros años en Minnesota. Sonrió como una niña pequeña, llena de satisfacción.
Estoy en la cocina con mi madre. Parece muy joven. Yo también lo soy. Soy pequeña. Tengo unos cinco años. Hacemos pasteles... y galletas. Es divertido. Mi madre se siente feliz. Lo veo todo, el delantal, su pelo recogido. Me encanta cómo huele aquí. -Pasa a otra habitación y dime lo que ves -le sugerí. Entró en el salón. Empezó a describir un gran mueble de madera oscura. El suelo estaba desgastado. También vio un retrato de su madre. Era una foto enmarcada que estaba sobre una mesa de madera oscura situada junto a un amplio y cómodo sillón. -Es mi madre -continuó Elizabeth-. Es guapa... y tan joven Lleva un collar de perlas. Ella adora esas perlas. Sólo las lleva en ocasiones especiales. Su hermoso vestido blanco... su pelo oscuro... y sus ojos, tan brillantes y vivos. -Bien -dije-. Me alegra que la recuerdes y que la veas con tanta nitidez. El hecho de recordar una comida reciente o una escena de la infancia ayuda a consolidar la confianza del paciente en su capacidad para evocar recuerdos. A Elizabeth, estos recuerdos le demuestran que la hipnosis funciona y que no es un proceso peligroso, sino que puede ser incluso placentero. Los pacientes descubren que los recuerdos que evocan suelen ser más vívidos y detallados que los que surgen de la mente consciente. Nada más abandonar el estado de trance, casi siempre recuerdan conscientemente lo que han evocado durante la hipnosis. Raras veces los pacientes experimentan un estado de trance de tal profundidad que después no recuerden nada. Aunque suelo grabar las sesiones de regresión para más seguridad y para poder recurrir a la cinta en caso necesario, la grabación sólo la utilizo yo. Los pacientes lo recuerdan todo perfectamente. -Ahora vamos a ir todavía más lejos. No importa si lo que te viene a la mente es imaginación, fantasía, metáfora, símbolo, un recuerdo real o cualquier combinación posible entre estos elementos -le dije-. Dedícate sólo a experimentar. Intenta que tu mente no juzgue, ni critique ni comente lo que experimentes. Simplemente vívelo. Lo único que tienes que hacer es experimentar. Puedes criticado y analizado todo después. Pero por el momento déjate llevar y vive la experiencia. »Vamos a retroceder hasta el útero, hasta tu período uterino, justo antes de que nazcas. Sea lo que fuere lo que irrumpa en tu mente, es bueno. Déjate llevar por esta experiencia. Empecé a contar hacia atrás desde cinco hasta uno para que su estado hipnótico se hiciera más profundo. Elizabeth se trasladó al útero materno. Sentía seguridad y calor, y el amor de su madre. De sus ojos cerrados brotaron dos lágrimas. Recordó lo mucho que sus padres la querían, especialmente su madre. Eran lágrimas de felicidad y nostalgia. Evocó el amor con que se la recibió al nacer, y esto la hizo muy feliz. La experiencia que vivió dentro del útero materno no es una prueba fehaciente de que el recuerdo fuera preciso o completo. Pero las sensaciones y emociones que tuvo fueron tan intensas, poderosas y reales que hicieron que se sintiera mucho mejor. En una ocasión, una de mis pacientes recordó bajo hipnosis que había nacido con una hermana gemela que murió en el parto. Sin embargo, mi paciente no lo había sabido hasta entonces porque sus padres nunca se lo habían dicho. Cuando ella les explicó la experiencia que tuvo durante la hipnosis, su,: padres le confirmaron la exactitud de su recuerdo. Efectivamente, había tenido una hermana gemela. Por lo general, no obstante, los recuerdos del útero materno son difíciles, de verificar. -¿ Estás preparada para ir todavía más lejos? -le pregunté, con la esperanza de que no se hubiera asustado demasiado después de haber sentido aquellas emociones tan intensas. -Sí -me contestó tranquilamente-. Estoy preparada. -Perfecto -dije-. Ahora vamos a ver si puedes evocar algún recuerdo anterior a tu nacimiento, ya sea en un estado místico o espiritual, en otra dimensión o en una vida pasada. Sea lo que sea lo que irrumpa en tu mente, es bueno. No emitas juicios. No te preocupes. Sólo déjate llevar y vive el momento. Conseguí que empezara a imaginar cómo entraba en un ascensor y apretaba el botón mientras yo iniciaba la cuenta hacia atrás de cinco a uno. El ascensor retrocedía en el tiempo y viajaba a través del espacio, y la puerta se abrió en el momento en que yo pronuncié el número uno. Le indiqué que saliera y que se enfrentara a la persona, escena o experiencia que la aguardaba al otro lado de la puerta. Pero no sucedió lo que yo esperaba. -Está todo muy oscuro -dijo con voz aterrorizada-. Me he caído del barco. Hace mucho frío. Es horrible.
-Si empiezas a sentirte incómoda -dije interrumpiéndola-, flota por encima de la escena y contémplala como si se tratara de una película. Pero si no te sientes mal, quédate ahí. Observa lo que ocurre.

 La experiencia la aterrorizó y empezó a flotar por encima de la escena. Se veía a sí misma como un adolescente. Después de haberse caído de un barco en mitad de una noche tormentosa, se había ahogado en esas oscuras aguas. De repente, la respiración de Elizabeth se tranquilizó considerablemente, y pareció recuperarse. Se había separado del cuerpo. -He salido de este cuerpo -dijo con bastante naturalidad. Todo esto había ocurrido con gran rapidez. Antes de que pudiera examinar aquella vida, ella ya había abandonado el cuerpo. Le pedí que recordara lo que acababa de experimentar y que me dijera lo que podía ver y entender al respecto. -¿ Qué estabas haciendo en el barco? -le pregunté, intentando retroceder en el tiempo aunque ya hubiera salido de aquel cuerpo. -Iba de viaje con mi padre -dijo-. De repente, estalló una tormenta. El barco empezó a llenarse de agua y a tambalearse. Las olas eran enormes y salí despedido por la borda. -¿Qué ocurrió con los demás pasajeros? -le pregunté. -No lo sé -dijo-, las olas me arrastraron por el barco hasta que caí al agua. No sé qué les pasó a los demás. -¿Qué edad tenías aproximadamente cuando sucedió esto? -No lo sé, alrededor de doce o trece años. Era un adolescente -respondió. No parecía muy deseosa de darme más detalles. Había abandonado aquella vida muy rápido, tanto la vida en sí como el hecho de recordarla en mi consulta. Ya no podíamos obtener más datos. Siendo así, la desperté. Una semana más tarde Elizabeth estaba me':' nos deprimida a pesar de que no le había recetado antidepresivos para aliviar los síntomas de la aflicción y la depresión. -Me siento más ligera, más libre, y ya no estoy tan inquieta en la oscuridad -me dijo. 
Nunca le había gustado la oscuridad y trataba de no salir sola de noche. En su casa siempre había alguna luz encendida. Sin embargo, la semana anterior había notado una mejoría en este síntoma. Yo no lo sabía, pero tampoco le gustaba nadar, porque le producía angustia. Me explicó que aquella semana se había pasado horas en la piscina y en el jacuzzi de la urbanización donde vivía. Aunque eso no era lo que más la preocupaba, el progreso que había experimentado respecto a aquellos síntomas la reconfortó. Muchos de nuestros temores se basan en el pasado, y no en el futuro. A menudo, lo que más miedo nos da son hechos que nos han ocurrido en la infancia o en una vida pasada. Como los hemos olvidado o sólo los recordamos muy vagamente, tenemos miedo de que esos hechos traumáticos tengan lugar en el futuro. Aun así, Elizabeth se sentía triste porque sólo habíamos encontrado a su madre en un remoto recuerdo de la infancia. La búsqueda debía continuar.


 LAZOS DE AMOR -BRIAN WEISS


http://nodejardeleer.blogspot.com.ar/

UN CAMPO DE MONOLITOS EN MARTE?




A las enigmáaticas formaciones que se encuentran en la región de Cydonia, con la esfinge y las pirámides, se descubre un campo de monolitos, fotografiado por la sonda Mars Global Surveyor.
Los investigadores destacan que están formados en línea y en una disposición regular, siguiendo un patrón que parece ser totalmente artificial, con alineaciones y una disposición en espiral.
Podrían tener varios metros de altura, y podrían estar a medio enterrar.
Aunque no lo muestren las fotos de la NASA, el cielo de Marte es tan azul como el de la Tierra.
Admás los restos de erosión que muestran las imágenes demuestra que por allí corrió agua.


Estudio y redacción =@saiku

DISCO DE NEBRA.


Es una placa de bronce, descubirta en la montaña de nebra en Sajonia Alemania  , refleja la más antigua, compleja y concreta representación astronómica, encontrada hasta el momento.
Este inusual objeto, al que se le atribuye 3.600 años, pesa casi 2 kilos, tiene un diámetro de 32cm. Y presenta una perfecta forma circular, dentro del cual se aprecian claramente diferentes motivos astrales, incrustados en oro.
Junto a la luna creciente, un círculo que se ha interpretado como el Sol o la Luna y 7 estrellas en las que los expertos ven al grupo de la Pléyades, la cara labrada del disco tiene 3 arcos, que podrían estar relacionadas con las 3 puertas del círculo megalítico de Goseck, el Stonehenge alemán, que se encuentra a 25km. De Nebra.


Estudio y redacción =@saiku

La teoría de ORIÓN.




Las pirámides …en el cielo..

El ingeniero Robert Bauval, llamó la atención en 1989, sobre las similitudes existentes entre la ubicación espacial de las tres pirámides de Giza y las estrellas del cinturón de la constelación de Orión, Osiris en la mitología egipcia, de manera que las pirámides en la Tierra, ocupan la misma posición que esas estrellas en el cielo.
De igual forma, algunos de los estrechos pasajes, que parten de las cámaras del Rey y la Reina del interior del monumento, estarían orientados a estas estrellas o a la estrella Sirio, identificada por los egipcios con la diosa Isis, esposa de Orión.


Estudio y redacción =@saiku

AGARTHA Y SHAMBALLA..




En la base de la montaña estaba una vasta planicie.
Desde nuestra perspectiva, parecía como si estuviéramos parados en medio de un gran tazón de tamaño fantástico. En lugar de un horizonte, la tierra se curvaba hacia arriba alejándose de nosotros en todas direcciones para perderse finalmente en el azul turquesa de arriba.
En el centro del cielo estaba suspendido un sol de magnificente belleza. Algo menor y menos intenso que el sol de nuestro sistema
solar, pero aun así, derramando una luz espléndidamente suave y dorada que iluminaba el paisaje entero con su sagrado brillo.
La tierra era rica en vida y belleza. Era un ambiente tropical casi perfecto.
Crecían flores de todo tipo extensa y profusamente. Su perfume flotaba en la brisa, ocasionándome una alegría casi infantil por la delicia del aroma, al recordarme los dulces días de mi juventud. De las florestas y llanuras fluían y burbujeabancorrientes de agua clara como el cristal.
El aire estaba vivo con los sonidos de aves e insectos cuyas ecos armoniosos se acentuaban y disminuían con el ritmo universal de la vida. En la distancia pude ver ciudades grandes y bellas, con edificios que parecían desafiar la ley de gravedad. Las estructuras, que parecían ser hechas de cristal y piedras preciosas, brillaban con la increíble y radiante luz cósmica.
Mucho creen que Agharta es la ciudad en el centro de la tierra. Sinembargo, Agharta es realmente el nombre de la región y no solo una ciudad.
 Aquí reside el poder cósmico de la tierra. Todos los poderes de la materia, energía y dimensiones espacio temporales logradas por las criaturas vivientes, se originan en esta fuente cósmica. En esta tierra viven numerosas razas, con diferentes culturas
y tradiciones. Viven en una dimensión avanzada y mucho mas evolucionada, comparada con la vida humana en la superficie del planeta, en perfecta simbiosis con el mundo y su viviente realidad.
Otras razas diferentes de las de la tierra también ocupan esta tierra interdimensional de Agharta. Aquí hay grandes colonias de gente extraterrestre que se originan de muchos y diversos lugares en nuestro universo. Estos grupos se interrelacionan en diferentes niveles dimensionales.
La capital de Agharta es la ciudad etérica de Shamballa. Esta ciudad es la más alta expresión de esta civilización interna y vibra a frecuencias astrales. Ahí se concibe e instituye la idea creativa y el programa astral para la evolución de los mundos. En Shamballa moran extraordinarios seres que vibran a las más altas frecuencias del universo. Son seres libres, propietarios de la vida. Ellos construyen el destino. Viven juntos en grandes clanes, guiado por los Mayores.
El clan Mayor es el Guardián de La Palabra. El Mayor de este clan es la Mente
Directora de toda vida, adentro y afuera del planeta.
Ellos existen en estas altas frecuencias, totalmente libres del tiempo. Al moverse a través de diferentes planos temporales, quedan sujetos a sus efectos solo mientras permanezcan en ellos. Pero su entidad real permanece sin cambio ensu naturaleza inmortal.
Son el Alpha y Omega de toda vida en el Universo.
Llevan vestiduras, ricas, ligeras, de incomparable belleza y arte, con cintas doradas y arabescos multicolores. Son más altos que el promedio humano, con características fuertes y en extremo vitales que podrían ser comparadas con esos rasgos distintivos de la gente polinesia.
Arriba de nosotros en el cielo volaban grandes naves esféricas que bajaban en picada y se esquivaban en la brisa como los cometas de papel de Lhasa.
“Los Cristales de Fuego eran la fuente de poder delas antiguas civilizaciones de Atlantis y Mu.
Cada cristal contiene en su interior la energía de una estrella y permanecerá activo por miles de años.
Se dice que estas dos grandes potencias usaron sus cristales para hacerse la guerra y como consecuencia se destruyeron uno al otro al mismo tiempo.
Unas pocas piezas de estos cristales sobrevivieron el cataclismo, de esa manera obtuvimos el nuestro.
Los antiguos cristales eran por supuesto mucho más grandes y más poderosos que los nuestros.
Se nos considera un pueblo poderoso por nuestro Cristal de Fuego. Hay quienes quisieran quitárnoslo y tener nuestro poder, pero no dejaremos que eso suceda.
Igual que su contraparte celeste, el Cristal de Fuego en el centro del pueblo empezó a disminuir su luz imitando la caída de la noche.
Aun después de siglos de vivir bajo la tierra, esta gente aun necesitaba responder al ritmo antiguo del cosmos.
La noche en las cuevas con un Cristal de Fuego era equivalente al ocaso en la superficie. Era suficientemente oscura para dormir y sin embargo no tan oscura que alguien pudiera introducirse mientras uno dormía.


MI VISITA A AGARTHA.LOBSANG RAMPA

http://saikumisterios.blogspot.com.ar/

TRUCOS DE LOS FALSOS GURÚES DE LA INDIA

Los grandes maestros jamás tuvieron la necesidad de entusiasmar a sus seguidores con grandes prodigios.

Pero muchos otros por unas cuantas rupias pueden llegar al engaño de esta forma:

LEVITACIÓN
Pueden valerse de artefactos creados a tal efecto, o de dar la ilusión de flotar, por unos faldones que se despliegan a medida que se eleva y que hacen el efecto de que están tendidos cuando en realidad se apoyan en sus piernas.

ENTERRARSE VIVOS
Lo que hacen es en realidad desembocar en túneles cavados a tal efecto que suelen desembocar en el tronco hueco de un árbol seco.

TRANSFORMAR PALOS EN SERPIENTES.
No existe el palo, pero si la serpiente que es enfriada hasta el punto que se mantenga rígida y presionada en las carótidas es fácil confundirla con un palo, mientras el timador oculta la cabeza de la misma en su mano.Luego la arroja con fuerza al suelo, donde en pocos segundos “el palo se transforma en serpiente”

SUSPENSIÓN DEL PULSO.
Se colocan una nuez bajo la axila,presionando el brazo sobre la misma y de esta forma el pulso no llega a las muñecas, dando la impresión de estar muertos.

MATERIALIZACIÓN DE CENIZAS SAGRADAS.
Esconden las cenizas en sus amplias mangas o ropajes, haciéndolas visibles en el momento oportuno.


ESTOS SON ALGUNOS DE LOSTRUCOS DE LOS FALSOS GURÚES, pero ciertamente hay muchos yoguis que verdaderamente logran estos prodigios y muchos más…

CREENCIAS Y TABÚES.






ESPEJOS: siempre han sido un instrumento de adivinación y por lo tanto romperlos equivaldría a romper un medio de contacto con lo divino.De ahí los famosos 7 años de mala suerte.

SALUD AL ESTORNUDAR: se empleaba como conjuro para que al estornudar no entrara nada negativo al cuerpo, surgió en el año 740 cuando en el  aire pululaban, todo tipo de pestes.

SAL. La sal ha sido siempre un elemento importantísimo para la humanidad, de ahí que se creía que el volcarla traía infortunio.Si se derrama sal sin quererlo, se echa un puñado de la misma, sobre el hombro izquierdo 3 veces, evitando así la mala suerte.

AMARILLO
No pisar el escenario con un traje de ese color.
El origen de esta superstición, es relativamente moderno.En 1673 Moliere satirizó a los médicos incompetentes en El enfermo imaginario, haciendo el mismo el papel del hipocondríaco Argan, vestido con una bata amarilla.Murió a las pocas horas de representada la obra por la tuberculosis que lo aquejaba. De ahí quedó el color amarillo como de mal agüero encima de un escenario.

PASAR POR DEBAJO DE UNA ESCALERA: obedecía a una antigua creencia que bajo esta se formaba un triángulo sagrado, que no se podía romper sopena de sacrilegio.


TOCAR MADERA, alude a la religión de los parsis, según la cual en las vetas de la madera habitaban genios del Fuego y la Vitalidad. Otros afirman que se origina en la creencia que tocar los restos de la cruz de madera donde fue clavado Jesús traía buena suerte.

LOS ESPÍRITUS DEL EVEREST




Con bastante frecuencia los montañistas, describen la presencia de seres acompañándolos y alentándolos , especialmente en situaciones extremas.La presencia de guías que aparecen misteriosamente en lo alto de las montañas, cuando la desorientación hace mella en los deportistas o cuando las circunstancias climáticas se vuelven muy difíciles, son comunes.



El sherpa Pemba Dorji que alcanzó la cumbre del Everest el 21 de mayo del 2004,cuenta que habiendo subido ya por encima de los 8000 metros, observó en uno de sus descansos unas siluetas negras con formas humanoides que se acercaban a él con las manos estiradas como pidiendo algo.Dorji piensa que estas apariciones son los espíritus de los montañistas muertos en estas cimas.

QUÉ SON LOS ZOMBIES?


Resultado de imagen para ZOMBIES

Las repetidas noticias de zombies, personas en estado
coma de trance que trabajan como esclavos en los
campos de Haití, cobran verosimilitud a la luz del relato
de una antigua víctima, Clairvius Narcisse, del
pueblo de L'Estére, publicado por el National Enquirer
en 1982.
Narcisse, que había gozado siempre de
excelente salud, se puso repentina e inexplicablemente
enfermo en 1962.
Su hermana lo llevó al hospital
Albert Schweitzer de Deschabelle:
Apenas podía respirar [decía Narcissei. Mi
corazón se iba quedando sin fuerza, el
estómago me ardía.
Después sentí que me quedaba helado. Oí
que el médico decía a mi hermana: "Lo siento,
está muerto." Quería gritar, decirle que estaba
vivo, pero era incapaz de moverme.
El médico lo examinó, le cubrió la cabeza con una
sábana y firmó el certificado de defunción. Más tarde
llegaron sus amigos para rendirle su último tributo,
y Narcisse contaba que, aunque podía verlos y oírlos,
no sentía la menor emoción. En el cementerio oyó
los lamentos de los que lo habían acompañado y el
ruido de la tierra que caía sobre su ataúd. Lo siguiente
que recuerda es que estaba de pie junto a su tumba
en un estado como de trance. Había dos hombres, que
llenaron la tumba, le ataron una cuerda alrededor de
las muñecas y lo llevaron a una granja, donde se convirtió
en esclavo y trabajaba los campos junto a otras
cien almas infortunadas.  
Según el doctor Lamarque Douyon, director del
Centro Psiquiátrico de Port-au-Prince, los llamados
zombies son personas que han sido drogadas por un
hechicero vuduista, dadas por muertas, enterradas, y
a continuación sacadas de sus tumbas y mantenidas
drogadas durante su esclavitud como trabajadores
agrícolas.
Narcisse cree que llevaba unos dos años en este estado
cuando un día, al parecer, al que los cuidaba se
le olvidó administrarles la dosis de droga que mantenía
a las víctimas en su condición sumisa. Algunos de
los zombies recuperaron sus facultades, se dieron cuenta
del estado en que se encontraban y mataron al cuidador.
Libre de los efectos de la droga, Narcisse no
tardó en recuperar su personalidad normal. No volvió
a su pueblo natal porque creía que el hermano que
vivía allí era quien había hecho que un hechicero
vuduista lo drogara. Pero cuando en enero de 1980 supo
que su hermano había muerto, decidió volver a
L'Estere.
De este modo, 18 años después de que lo creyeron
muerto y enterrado, Clairvius Narcisse volvió a entrar
en las vidas de los amigos y parientes que habían
llorado su muerte casi dos decenios antes.



Un zombie vagabundo
Que la creencia en los zombies no es únicamente cosa
de campesinos supersticiosos lo demuestra este relato,
que fue presenciado y luego atestiguado por un sacerdote
católico.
Se cuenta que un día de 1959 apareció un zombie
arrastrando los pies en una aldea de Haití y entró en
el patio de una casa particular, cuyo dueño lo detuvo.
El hombre amarró las manos del zombie y lo llevó al
puesto de policía local. El policía dio al zombie un vaso
de agua salada (para revivir su memoria), y el zombie,
con la mente ya despejada, le dijo su nombre. Descubrieron
que tenía una tía en el pueblo, a la que llamaron
para que ayudase a aclarar la situación. Tan
pronto como llegó, identificó a su sobrino y juró que
éste habla muerto cuatro años antes y que ella había
asistido al entierro.
Al ser interrogado por el sacerdote católico del pueblo,
esclavizados por un houngan local. Al oír esto, el policía,
a quien aterraba el poder de aquel hombre, ofreció
devolverle el zombie, pero dos días después el infortunado
ser fue encontrado muerto. Dando por supuesto
que el houngan había matado al zombie por
haber contado sus andanzas a las autoridades, la policía
lo detuvo por asesinato. Pero los demás zombies
no fueron rescatados: la mujer del houngan los había
reunido y huyó con ellos a las colinas.
(Man, Myth and Magic, Richard Cavendish, ed., Vol. 22, págs.
3095-96)
Los trabajadores del algodón
Durante un trabajo de campo en Haití en 1930, el antropólogo
francés Georges de Rouquet tuvo la oportunidad,
insólita para un hombre blanco, de observar
a cuatro zombies, aunque no se le permitió tocarlos.
De Rouquet, que tenía la ventaja de hablar con fluidez
el criollo e iba acompañado de un guía haitiano
muy informado, registró la experiencia en su diario:
Al anochecer encontramos a un grupo de cuatro
hombres que venían del cercano algodonal, donde
habían estado trabajando. Me impresionó verlos
caminar arrastrando los pies, en contraste con la
ligereza de otros nativos. El capataz que iba con
ellos detuvo su marcha, permitiéndome observarlos
de cerca durante unos minutos. Iban vestidos con
harapos hechos de tela de costal. Los brazos les
colgaban a los costados, y se bamboleaban de un
modo curiosamente falto de vida. Sus caras y
manos parecían desprovistas de carne, y tenían la
piel adherida a los huesos como si fuese pergamino
oscuro y arrugado. También noté que no sudaban,
aunque habían estado trabajando y el sol aún
calentaba mucho. Ni siquiera pude calcular su edad.
Lo mismo podían ser jóvenes que muy viejos. Pero
lo más llamativo eran sus ojos. Todos miraban
fijamente hacia adelante, con mirada apagada y
desenfocada como la de los ciegos. No dieron la
menor muestra de haber advertido mi presencia, ni
siquiera cuando me acerqué mucho a ellos. Para
probar sus reflejos, hice ademán de clavarle a uno
de ellos mis dedos rígidos en los ojos. No pestañeó
ni retrocedió. Pero cuando intenté tocar su mano,
el capataz me previno, diciéndome que eso no
estaba permitido.
Mi impresión inmediata fue que esas criaturas
eran débiles mentales obligados a trabajar sólo por
el sustento. Pero Baptiste me aseguró que se trataba
de zombies, es decir, personas muertas resucitadas
mediante la hechicería y utilizadas como
trabajadores sin paga.
De Rouquet vio cómo los zombies eran encerrados
en un pequeño cobertizo sin ventanas (mucho más pequeño
y de construcción más fuerte que las habituales
cabañas campesinas de techo de paja) y sugirió a
Baptiste que investigaran esa prisión. Pero el guía, que
hasta entonces había mostrado un frío despego, pareció
muy asustado e insistió en que se fuesen inmediatamente,
diciéndole a De Rouquet, que iba armado,
que un arma de fuego era a menudo una defensa inútil
en Haiti. (John Godwin, Unsolved: The World of
the Unknown, págs. 205-06, 216)
Un esclavo de doce dólares
Aunque en general las clases superiores y educadas de
Haití afirman ser escépticas en materia de vudú, la riqueza
y el saber no siempre les ofrecen una protección
adecuada contra la hechicería.
A un hombre acomodado, un "Monsieur", se le
ponchó una llanta en las afueras de un pequeño pueblo.
Cuando se bajó del coche para cambiarla, se le
acercó un viejo pequeñito y de barba blanca (en realidad
un houngan), que se ofreció para buscar la ayuda
de un amigo, y sugirió que entre tanto el Monsieur podía
acompañarlo a su casa para tomar café. De camino,
el houngan confesó que había utilizado un conjuro
para hacer que la rueda se ponchase, y, mientras
tomaban café, advirtió al Monsieur que había un wanga
(un maleficio) escondido en su coche.
Al notar el escepticismo burlón del Monsieur, el
houngan se molestó y preguntó a su huésped si conocía
a Monsieur Célestin, muerto seis meses antes. El
Monsieur le dijo que Célestin era amigo suyo, tras de
lo cual el houngan le preguntó si le gustaría ver a su
amigo y, sin esperar respuesta, hizo restallar seis veces
su látigo. Inmediatamente entró en la habitación,
andando hacia atrás, un hombre cuya figura le resultó
vagamente familiar al Monsieur. Cuando, a una orden
del houngan, se volteó, el Monsieur reconoció a
su viejo amigo Célestin.
Pero no era ya el Célestin de antaño: ahora estaba
inmóvil, con la cabeza colgando, la cara totalmente
inexpresiva, sin habla y sin dar muestras de reconocerlo:
un zombie. El Monsieur se quedó atónito.
El houngan le explicó que la muerte de Célestin había
sido causada por el maleficio de un hechicero, el
cual después lo había transformado en zombie y se lo
había vendido a él por 12 dólares. (Alfred Métraux,
Voodoo in Haiti, trad. Hugo Charteris, págs. 283-84)